Un cuento de Navidad: Una luz en el camino



Comparte!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Un cuento de Navidad

Hoy Belén ha salido muy contenta del colegio, pues han pintado una vela navideña y sus compañeros han elegido la suya como la más bonita de toda la clase.

Corriendo recoge todo su material, se pone el abrigo y la bufanda y sale buscando a su madre para darle la buena noticia. Al llegar a casa, come y después de ayudar a retirar las cosas de la mesa, va a su habitación a por el calendario para que destapen juntas una nueva ventanita.

La pequeña muestra una sonrisa de oreja a oreja cuando ve la chocolatina que le ha tocado hoy.

-Mira mamá, es una vela como la mía. ¿A que es bonita?

-Vaya, sí que lo es. Qué casualidad.- le responde su madre.- Ahora ya sabemos de qué irá el cuento esta noche.

Como el día ha sido largo y lleno de emociones, Belén no tarda mucho en irse a la cama y enseguida llega su madre a arroparle y a contarle un nuevo cuento relacionado con la vela que le ha salido en su calendario.

-El cuento se llama  “Una luz en el camino”.

 

Un cuento de Navidad: Una luz en el camino

“Hace mucho, mucho tiempo la gente vivía en pequeñas aldeas rodeadas de grandes bosques. Cada aldeano tenía sus tierras para cultivar y su pequeña granja para vivir de lo que le brindaban. Aun así, por lo menos una vez al mes tenían que bajar al pueblo para comprar todo aquello que la naturaleza no les podía dar como eran telas, medicamentos cuando enfermaban u otras cosas que pudieran necesitar.

Para eso, muchos no tenían otra forma de llegar que atravesar el bosque y lo hacían durante el día por el miedo a que se pudieran encontrar de noche.

Entre todas aquellas familias, había una que vivía al otro lado del bosque y estaba compuesta por tres hermanos, dos niños y una niña, sus padres y los abuelos. Uno de los niños se había caído jugando y se había hecho una herida que en cuestión de horas había comenzado a preocupar a los padres por la mala pinta que empezaba a tener. Aunque el niño estaba bien, los padres no dudaron en ir a avisar al médico. Fue el padre de los niños quien decidió ir nada más salir el sol a buscarle, para asegurarse el volver antes de anochecer.

Cuando llega al pueblo se encuentra con una nota en la puerta del doctor, ha tenido una urgencia y tardará un par de horas en regresar a su consulta. El padre del pequeño decide entonces aprovechar el tiempo y hacer los recados y compras de lo que necesitan en casa y volver en un par de horas para ver si así, puede hablar con el médico y regresar a casa para que vean la herida de su hijo pequeño.

Una vez hecho todo lo necesario, el hombre regresa a la consulta del doctor pero este todavía no ha regresado y teme que se le vaya a hacer de noche en el bosque. Aunque nunca ha pasado nada, no le gusta mucho la idea de atravesar el bosque a oscuras, pues no sabe que criaturas pueden aparecer y como poco, se puede llevar un buen susto.

Pensando en estas cosas, no se da cuenta de que el doctor ya ha llegado a su consulta y abriendo la puerta de esta, le pregunta:

-Buen hombre, ¿necesita algo?

-Si. Por favor, acompáñeme a mi casa. Mi hijo pequeño se ha hecho una herida y no tiene muy buena pinta. ¿Podría venir conmigo a verle?

El médico coge enseguida todo lo necesario, lo introduce en su maletín y ambos se dirigen hacia el bosque, siguiendo las indicaciones del padre del niño que, comienza a reflejar su preocupación por lo tarde que se está haciendo.

-Mas vale que nos demos prisa, esta anocheciendo y no me gusta andar por el bosque sin tener con que iluminar el camino. – le indica al doctor.

Ambos apresuran su paso y, viendo que ya ha anochecido encienden un par de antorchas que padre, siendo precavido, ha comprado en el pueblo. Pero a pocos metros de su casa, una ráfaga de viento sopla y las apaga sin tener la oportunidad de encenderlas de nuevo.

Todo queda a oscuras a su paso y cuando los dos hombres empiezan a creer que tendrán que terminar su camino a tientas en la oscuridad, ven a lo lejos una luz tenue que, a medida que va avanzando, va iluminando el camino cada vez con más claridad.

Tanto el médico como el padre, aumentan la velocidad de sus pasos hacia esa pequeña luz que cada vez se va haciendo más clara y cuando se acercan ven quien es el portador de esa luz que les ha salvado de cruzar el bosque en la más profunda oscuridad.

Ante la tardanza de su padre, el hijo mediano ha convencido a su madre de salir a buscar a su padre a escasos metros de su casa con una de las velas de casa, para asegurarse que llegan sanos y salvos.

Los dos hombres se alegran al encontrarle y le acompañan a la entrada de casa donde les esperan impacientes.

Gracias a esa pequeña luz en el camino, el médico ha podido llegar a su casa y examinar al niño que, por suerte, con unas pequeñas curas podrá recuperarse rápidamente.

Agradecidos y viendo que ya es noche cerrada, invitan al médico a pasar la noche con ellos y le ofrecen cama y una cena calentita al calor de su chimenea.

Al alba y ya más seguro, le acompañaran para que regrese a su consulta, pero eso ya será mañana.”

-Y colorín, colorado…- termina la madre.

-Este cuento se ha acabado- dice Belén, cerrando sus ojos.

La pequeña se duerme y sueña que su pequeña vela es la luz que ilumina el camino de aquella gran familia.

 FÍN

 

¿Te atreves a contestar estas preguntas sobre el cuento?

 

Preguntas de comprensión lectora: Un cuento de Navidad

  1. ¿En que se parecen la chocolatina y el dibujo de Belén?

2.- ¿Dónde vive la familia del cuento?

3.- ¿Por donde tienen que ir para llegar al pueblo?

4.- ¿Por qué tienen que buscar al médico?

5.- ¿Qué les ayuda a llegar a casa?

© 2017 Día 5: Un cuento de navidad. Una luz en el camino. Cuentos de Adviento de nuestras Ideas para Navidad

Síguenos en nuestras redes sociales




Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies