Historias de Navidad cortas: Navidad en el bosque



Historias de Navidad cortas

Un nuevo día llega y Belén, como siempre corre al terminar de comer para coger una nueva figurita de chocolate para que sus padres se inventen un cuento sobre la pequeña chocolatina.

Esta vez le ha tocado una ardilla y se acerca donde están sus padres para preguntarles si quieren probar un trocito de la chocolatina y a mostrarle la figura sobre la que tendrán que inventar un cuento por la noche.

Durante la tarde, la pequeña hace un par de dibujos y las tareas que le han mandado en el cole, merienda y en cuanto se quiere dar cuenta, se hace la hora de cenar y prepararse para irse a dormir.

-Como la figurita es una ardilla, este cuento va a hablar sobre…- le dice su padre dándole un poco de emoción.- Una navidad en el bosque.

-Biennn- dice la niña casi saltando en la cama.

-Pues comencemos – su papa la tapa con cariño y comienza con el cuento.

 

Navidad en el Bosque

-“Erase una vez en un bosque lejano, vivían una familia de ardillas en el agujero de un gran árbol. Eran papá, mamá y un par de ardillitas. Junto a ellas Vivian muchos más animales como búhos, lobos, conejos… y lejos de lo que pueda parecer, lo hacían de forma pacífica pues, conscientes de que llegaba uno de los días más importantes del año, se dedicaban a preparar sus madrigueras y hogares para que fuera lo más acogedor posible para sus familiares y no les faltase de nada.

Nappy, la ardilla más pequeña de la familia, no entiende porque hay tanto jaleo en el bosque y le pregunta a su hermano mayor si pasa algo malo.

Él le responde que no tiene por qué preocuparse, que lo hacen porque se acerca Navidad y con ella los días más fríos del año y por eso tienen que abastecerse de todo lo necesario porque serán unos días en los que tendrán que quedarse en sus hogares para evitar el aire frio del invierno.

-Y… ¿con quién pasar esos días o meses mejor que con la familia?- le pregunta con una sonrisa cómplice y un pequeño empujón.

-Tienes razón Pitt – le contesta más alegre la pequeña Nappy.- Será mejor que vaya yo también a ayudaros.

 

La pequeña ardilla corre tras su hermano para recoger toda la comida que puede para guardarla en su casita del agujero del árbol más grande de todo el bosque.

Quiere servir de ayuda para que todo este perfecto cuando llegue la Navidad y, sobre todo, sorprender a su familia para que sepan que en el próximo año ya podrán contar con su ayuda y será uno más para recoger provisiones para los meses de frio. Además de, junto a su hermano Pitt, adornar la entrada de su hogar con las más bonitas hojas y frutos que han encontrado mientras buscaban su alimento.

Después de todo y como todos los animales del bosque en el que viven, lo único que quieren es pasar unas navidades y un invierno calentito y en familia. Igual que lo pasaremos nosotros.

.-Y colorín, colorado…- finaliza el padre.

-Este cuento se ha acabado- contesta Belén arropándose de nuevo.

-Buenas noches, cielo.- se despiden desde la puerta de la habitación de la niña.

-Buenas noches.-´dice Belén bostezando- Hasta mañana.

 

Belén cierra los ojos mientras piensa lo bonito que es pasar los días de Navidad junto a los que más quiere, su familia. Da igual si es un animalito o una niña, como dice la ardillita Pitt ¿con quién mejor que con tu familia?

FÍN

 

Historias de Navidad cortas para reflexionar

La conferencia de los juguetes 

Cada año se reunían los juguetes, los reyes magos y Papá Noel en una gran conferencia en donde debatían qué juguete sería entregado a cada niño. Evaluaban su buen o mal comportamiento, sus gustos, sus amigos (para poder compartir ese regalo con ellos) y hasta sus miedos.

 

Mientras un duende debatía con otro sobre el tamaño de los regalos de navidad, uno de los renos sugería que si Santa hiciera dieta, más regalos podrían caber en el trineo…

En ese momento, aparece un niño pequeño. Nunca antes un niño se había filtrado en una conferencia de juguetes de Navidad, pero allí estaba: ¡un niño!

 

Como todos estaban ocupados discutiendo, nadie observó al pequeño que escuchaba con atención y preocupación lo que todos decían. Muy tímidamente el niño se acercó al estrado y dijo:

 

  • ¡No se peleen por favor! Yo no quiero ningún regalo. Es más, les daré los míos a cambio de que dejen de pelear 

 

Como todos seguían peleando, solo unos pocos lograron escuchar al niño, pero sus comentarios solamente consiguieron que se rieran a carcajadas de él.

 

Esa navidad no fue muy diferente al resto, aunque se sentía un aire de desgano y extrañeza en todo el mundo… Como si faltara la alegría en el ambiente…

 

El año entrante, la conferencia de los juguetes se llevó nuevamente a cabo. Allí se encontraban los reyes magos, Papá Noel y todos los juguetes.

 

En medio de otra fuerte y gran discusión, entró el mismo niño que el año pasado había estado en la conferencia, solo que esta vez no venía solo: estaba con él su mamá.

 

Al entrar en el gran salón, los tres reyes magos gritaron sorprendidos: ¡María! Ella se acercó al estrado y dijo:

  • El año pasado vino aquí mi hijo y les entregó todos los regalos que él da siempre a todo el mundo, a cambio de que ustedes dejasen de pelear, pero ninguno le hizo caso y como estaba tan angustiado dejó de obsequiar sus regalos a todo el mundo. Es por eso que han sentido una apatía y tristeza en este último año. 

 

Todos se quedaron sin hablar, inmóviles y estupefactos por lo que habían hecho sin darse cuenta.

 

Un duende medio gordito que nunca había hablado se acercó al niño y le dijo:

  • Tú eres mi Señor y tus regalos son los más valiosos de toda la Tierra. Por favor, síguenos regalando la bondad, el amor, la alegría y la risa a todo el mundo pues sin eso, jamás podremos valorar nada de lo que obtengamos.

 

El niño sonrió pues aquel duende había entendido el verdadero significado y sentido de la navidad.

FIN

Historias de Navidad cortas Clic para tuitear

ideas de navidad

© 2019 Educapeques [ Historias de Navidad cortas: Una Navidad en el Bosque por Rosi Requena y La conferencia de los juguetes por Maria Eugenia Daney ]  Cuentos de Navidad de la sección Ideas para Navidad

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies