Cuentos cortos de navidad con valores: El viejo árbol de navidad



Cuentos cortos de navidad con valores: El viejo árbol de navidad
Califica este post

Cuentos cortos de navidad con valores

Este cuento de Navidad trata de que da igual si lo que tienes no es igual al resto, si existe una historia detrás o parte importante de la vida o la familia que lo hace único.

Es domingo y Belén se levanta tarde, la noche anterior se quedaron hasta tarde viendo una película y le ha dado pereza levantarse temprano.

Queda tan solo una semana para Nochebuena y en su casa ya se respira el ambiente Navideño. El belén y el árbol de navidad ya están adornados y colocados en su sitio habitual y la casa lista para recibir las visitas familiares de estas fechas.

Como siempre, después de comer, Belén corre hacia su habitación y abre la ventanita correspondiente. En la ventana aparece un pequeño árbol de navidad adornado con bolitas en relieve.

 

-¡Mira mamá! Como el nuestro- exclama la niña emocionada.

 

-Si te parece bien, esta noche te contaré la historia de nuestro árbol de navidad. – le dice su padre.

 

-Lo estoy deseando- contesta Belén con una sonrisa.

 

La noche llega y Belén se apresura a prepararlo todo para el día siguiente. Es la última semana de colegio antes de que comiencen las vacaciones de navidad. Como todas las noches, tras ponerse el pijama y lavarse los dientes, Belén se mete en la cama y espera impaciente a escuchar los cuentos que cada noche inventan para ella.

 

-Esta noche el cuento se llama “El viejo árbol de Navidad”

 

Cuentos cortos de navidad con valores: El viejo árbol de navidad

“Hace unos años, tantos como los que tú tienes, en casa no teníamos preparada la navidad. Hacía unos meses que nos habíamos venido a vivir a esta casa y tú eras muy pequeñita para saber lo que significaba la navidad.

 

Al llegar diciembre, mamá y yo nos dimos cuenta de que cuando veías las luces navideñas de la calle al pasear, tu carita se iluminaba con una sonrisa y pensamos que, a lo mejor sí que te dabas cuenta de cómo cambiaban las cosas en Navidad y que lo mejor sería comenzar comprando un árbol y adornarlo para que no solo vieses las luces de navidad en la calle.

 

Fuimos a varios lugares para buscar el que sería el primer árbol navideño de nuestra nueva familia, pero todos los que veíamos nos parecían muy grandes y no queríamos coger ningún árbol de verdad porque nos daba pena sacarlo de su hábitat solo para los días de navidad y, tanto a mamá como a mí, nos daba miedo que, en un descuido o por accidente, el árbol te cayese encima y te hiciera daño. Así que, seguimos buscando hasta que, por casualidad y en una pequeña tienda del barrio, encontramos el árbol perfecto. Medía poco más de un metro, la altura suficiente como para no dañarte si se caía accidentalmente o para subirlo sobre una pequeña mesa para que, cuando fueras más grande pudieras adornarlo.

 

Felices por encontrar el árbol que andábamos buscando, comenzamos a buscarle los adornos. Eso nos costó algo menos, los dos decidimos que serían hechos a mano para que fueran algo nuestro y no tuviera los mismos adornos que el resto de los árboles que por ahí se veían. Compramos unas bolas y las adornamos con motivos navideños y buenos deseos para que, todo aquel que entrase a casa viese lo importante que era para nosotros la navidad.

 

Luego, con permiso de los abuelos, cogimos prestados algunos adornos de sus casas que nos gustaban desde niños para que nuestro árbol nos recordase que, tiempo atrás nosotros también habíamos sido niños como tú y que nunca olvidásemos aquello que nos hacia felices.

 

Por último, compramos una tira de espumillón brillante para que se pareciese en todo lo posible a las luces de la calle que tanto te gustaban pero sin que fuese peligroso para ti.

 

Así creamos nuestro árbol de navidad, pequeñito de tamaño pero con muchos recuerdos, lo que le hace ser el árbol más especial de todos los que existen. Ahora han pasado algunos años y va siendo hora de que, poco a poco, vayas eligiendo tu nuevos adornos que nos acompañen en navidad.

 

-A no ser…-finaliza su padre.

 

-¿A no ser que?- pregunta Belén con curiosidad.

 

-A no ser que quieras otro árbol más grande como los que se ven por ahí- le dice su padre.

-¿Qué dices papá? ¡No, este es perfecto!- contesta la niña totalmente convencida.- ¿Cómo vas a cambiar nuestro árbol de navidad?

 

-Haremos lo que tú quieras.- le contestan los dos al unísono.

FíN

 

Los padres de Belén le dan su beso de buenas noches, la arropan con mucho cuidado y se marchan de la habitación dejando que la niña duerma, orgullosos de ver cómo, siendo tan pequeña, ha sabido apreciar los detalles familiares que han hecho de su viejo árbol de navidad un árbol único.

 

Ficha comprensión lectora Cuentos cortos de navidad con valores

1.- ¿Qué historia le cuenta el papá de Belén?

 

2.- ¿Cómo es el árbol de navidad de la historia?

 

3.- ¿Qué adornos le ponen al árbol?

 

4.- Al terminar la historia, ¿Qué le proponen a Belén?

 

5.- Adorna el árbol de Navidad o dibuja uno como sería tu árbol favorito.

 

© 2017 Cuentos cortos de navidad con valores: El viejo árbol de navidad. Ideas para Navidad

Síguenos en nuestras redes sociales

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies