Cuentos de la selva para niños: Ni tu ni yo

cuentos de la selva para niños

En los cuentos de la selva para niños siempre nos encontramos enseñanzas y valores que podemos trasmitir a nuestros niños. «Ni tu ni yo» es un cuento de Estrella Montenegro que nos narra la historia de Don Elefante y Doña Jirafa y enseña a no presumir y respetar las cualidades del otro.

¡Vamos a leerlo!


Cuentos de la selva para niños: Ni tu ni yo

Cuenta la historia que una vez se armó un lío enorme en plena selva, lo cierto es que Doña Jirafa y Don Elefante tuvieron una discusión de tal magnitud, que llegó a terminar en una competición en toda regla. Doña Jirafa presumía desde siempre y siempre que podía de su estilizado y práctico cuello.

-No es por nada, pero gracias a mi estilizado y elegante cuello puedo alcanzar las hojas más frescas y jugosas que hay en la selva – Le decía a Doña Cebra cada vez que se encontraba con ella

-No me estropees las hojas – Le dijo a Don Gorila que estaba durmiendo plácidamente sobre un árbol

-No puedes anidar en otro sitio- Le dijo a Don Tucán una mañana

Todos los animales de la selva estaban ya un poco cansados de Doña Cebra,  estaban un poco hartos de que presumiera con tanta altanería haya donde estuviese.

Una mañana estando Don Tigre y Don León charlando plácidamente en la charca donde todos iban a beber, se encontraron con Don Cocodrilo.

-¡Buenos días! Don Cocodrilo –Dijo Don León

-¡Buenos días tengan señores! – Contestó don Cocodrilo

-¿Qué hay de nuevo por la charca? –Preguntaron

-Pues estoy algo enfadado

– Y eso… ¿por qué? – Se interesó Don Tigre

-Cada vez que viene Doña Jirafa a beber, me echa de muy malos modos, creo que porque es la más alta, se cree la mejor

-Parece que presume por todos los sitos que va – Apuntillo Don León

Y mientras hablaban llegó Don Elefante…

-¡Buenos días a todos!

-¡Buenos días Don Elefante! – Contestaron todos juntos

-¿De qué habláis? – preguntó

-Estábamos comentado lo presumida que es Doña Jirafa, lo cierto es que se ha vuelto tan presumida que es un poco inaguantable – Respondió Don León

-Pues no sé  de qué  presume, pero si un día me la encuentro se lo preguntaré

Tras aquello continuaron hablando de otros temas más interesantes. A los cuatro o cinco días de aquella conversación Don Elefante se encontró con Doña Jirafa, mientras degustaba las frescas y altas hojas de las acacias.

-¡Buenos días Doña Jirafa!

-¡Buenos días Don Elefante! -Dijo estirando su trompa para comerlas él también

A Doña Jirafa esto no le gustó nada de nada, y se enfadó muchísimo viendo que tenía un competidor en la selva

-¿Qué le parece mi estilizado cuello Don Elefante?

-Me parece muy práctico Doña Jirafa

-Así es… puedo llegar con él donde otros animales no llegan

Respondió enfadada viendo como Don Elefante seguía comiendo sin darle mucha más importancia al asunto

-No debería ser tan presumida, cada uno tenemos nuestras cualidades, todos tenemos algo especial de lo que sentirnos orgullosos

-Pero ninguno tiene un cuello como el mío, a mí nadie me pueda ganar, sin que se ofenda Señor Elefante, creo que yo destaco de todos los animales

Don Elefante al escucharla pensó que tenía que darla un escarmiento, y mostrarla que debía ser algo más humilde y respetuosa

-¿De verdad lo cree?

-¡Desde luego!

-Entonces si yo le propongo una competición,  la aceptará porque sabe que me ganará

-¡Desde luego!

-¡Esta usted muy segura!

-¡Desde luego!

-¡Pues compitamos entonces!

-¡Desde luego! –Volvió a repetir Doña Jirafa

Y así es como aquella discusión terminó en competición. Se armó un gran revuelo  cuando los demás animales de la selva se enteraron de aquello que había sucedido entre Don Elefante y Doña Jirafa.

Y todos fueron a ver qué es lo que iba a suceder en semejante contienda. Las reglas de la competición eran…

Que  de todas las acacias que había solo tenían tres acacias para comer en aquella competición, que habían sido previamente marcadas con una cruz que había hecho Don León de dos zarpazos, que se iniciaría en la charca bebiendo.

Doña Cebra dio el comienzo…

Don Elefante con su trompa bebió todo lo que necesitó sin mayor problema, mientras que Doña Cebra tuvo que hacer algún que otro malabarismo con sus patas para que su boca pudiera llegar al agua, ya que su cuello era demasiado largo. Mientras ella seguía bebiendo, Don Elefante ya estaba de camino a las acacias… pero Doña Jirafa le alcanzo de dos zancadas. Llegaron casi al mismo tiempo a las acacias. Doña Jirafa se puso a comer pero… Don Elefante en vez de comer tiro al suelo una acacia, luego otra… se dirigió a la acacia donde estaba comiendo Doña Jirafa y la tiró también. Luego y ante el asombro de todos los asistentes, hizo un montón con los tres árboles, y ayudándose con la trompa se los comió en un abrir y cerrar de ojos.

Doña Jirafa al ver que había perdido, comenzó a gritar…

-¡Tramposo… tramposo!

-¿Por qué me llamas tramposo?

-¡Has tirado los árboles al suelo! mi cuello es más útil si los árboles están erguidos

-Eso te pasa por presumida

-¡Yo presumida!

-¡Sí!

-¡Cada uno presume de lo que puede!

-Pero aún no te das cuenta que aquí todos tenemos cualidades para presumir, mira Don Tucán es capaz de volar, Don Tigre y Don León tienen garras para cazar y fuertes colmillos, incluso Don Cocodrilo puede presumir. Debería servirte esto como lección y ayudar a otros cuando lo necesiten, aun teniendo que usar tu estilizado cuello.

Doña Jirafa gimoteaba arrepentida de lo que había hecho, y no por no haberse podido comer las hojas de las acacias, sino porque Don Elefante le había dado una buena lección. La verdad es que todos tenían sus cualidades y sus capacidades, y la habían respetado y aguantado a pesar de haber estado avasallándoles mientras presumía de su cuello.

Cuenta la historia que Don Elefante le dio tal lección a Doña Jirafa aquel día, que desde entonces ningún animal de la selva presume de absolutamente nada, que todos saben lo que son y de lo que son capaces, aunque sus capacidades sean muy diferentes.

FIN

Cuentos de la selva para niños por Estrella Montenegro

Cuentos de la selva para niños: Ni tu ni yo #cuentos #lecturasinfantiles Clic para tuitear

¡Quiero saber tu opinión!

¿Qué te ha parecido el cuento de la selva para niños? ¿ Les ha gustado a tus hijos/alumnos? ¿Sobre que tema te gustaría que escribiéramos un cuento?

¡Cuéntame en los comentarios!

💥 Si crees que este cuento le puede gustar a otra persona te invito a que lo compartas

Otros cuentos para niños

Os dejamos una pequeña recopilación de cuentos con valores que podréis encontrar en nuestra web. Esperamos que os gusten


© 2020 ▷ Educapeques ➡➤ [ Cuentos de la selva para niños – Ni tu ni yo Cuentos infantiles cortos  por Estrella Montenegro @educapeques

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *