Cuento para favorecer la comunicación positiva: Una asamblea sorpresa



Comparte!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInShare on Tumblr

Cuento con valores: Cuento para favorecer la comunicación positiva:

“Una asamblea sorpresa”

fran-cuento-con-valoresFran es un niño de diez años, es un niño tranquilo, le gusta estudiar y este año  ha comenzado cuatro de primaria.

El curso comienza muy bien, tanto Fran como el resto de sus amigos tienen muchas ganas de volver a estar juntos; todos son juegos, bromas y nadie se enfada por ellas.

El problema comienza con los primeros exámenes. La clase de Fran es muy competitiva y no es el primer año en el que, a la entrega de las notas se han escuchado algunas descalificaciones por comparar los resultados obtenidos entre unos y otros.

Esa competitividad llega a veces a afectar a la marcha habitual de la clase, hasta el punto de haberse creado grupos cerrados a los que, otros compañeros no pueden acceder.  Los días en los que Concha, la maestra de Fran tiene que mandar algún trabajo en equipo y  tiene que formarlos, la clase parece que entre en una batalla campal, pues son muchas las quejas que se oyen y la clase está más cerca de convertirse en un gallinero que en un aula de primaria.

De nada sirve que Concha haya hecho reuniones con los padres de Fran y sus compañeros para informarles de la situación en la que el curso se encuentra, pues muchos de los padres son quienes alientan esa competitividad para que sus hijos sean los mejores.

Es en el último trabajo que ha mandado para trabajar en grupos, formando el último equipo y al escuchar unos insultos dirigidos a Pablo, uno de los mejores amigos de Fran, cuando Concha decide tomar sus propias medidas.

Sabe lo competitivos que son sus alumnos, pero ya lo que no consiente es que, insulten a sus compañeros por tener algún problema de aprendizaje, que le haga un poco más difícil seguir el ritmo a los demás. Harta de ese tipo de comportamientos, y después de pensarlo mucho, decide volver algunos años atrás y crear de nuevo las asambleas que hacían en infantil.

Al día siguiente, nada más entrar en clase, Concha les hace saber a los alumnos su descontento con la actitud de las últimas semanas y les comunica la decisión que ha tomado.

A ninguno le parece bien, todos se consideran “mayores” para volver a hacer las Asambleas. Pero, a pesar de escuchar las quejas, Concha no se echa atrás en su decisión.  Una a una, la maestra aparta todas las mesas para que se sienten todos juntos en el suelo  y les indica que a partir de ahora y hasta que cambien su actitud, si quieren hablar lo tendrán que hacer pidiendo el turno de palabra y siempre en silencio.

Otra de las normas que está dispuesta a que cumplan sus alumnos es conseguir una comunicación positiva entre todos y que, si no consigue eliminar la comparación y su fuerte competitividad, al menos que lo que queda de curso, la convivencia sea más tranquila que lo es ahora.

Con mucho trabajo, Concha consigue que sus alumnos guarden silencio y les cuenta todo lo que va a cambiar la forma de trabajar entre ellos y en qué consiste la comunicación positiva.

Antes de comenzar con la asignatura que les toca con ella, en silencio ocuparán sus pupitres y bien en voz alta o en un papel, les dirán a sus compañeros cuáles son sus cualidades y que es lo que tiene que mejorar cada uno, sin insultos y destacando lo bueno que tiene cada uno.  Además, se tendrán que ayudar los unos a los otros para fomentar el compañerismo, explicando al que tenga alguna dificultad y de la manera más positiva, como lo puede hacer o en que se puede mejorar aquello que le cueste más trabajo aprender.

Concha recoloca las mesas de forma que queden todas juntas y, a regañadientes, Fran y sus compañeros comienzan a llevar a cabo las indicaciones de su maestra y, poco a poco, se van dando cuenta de que, es mejor recibir comentarios positivos que andar con gritos, discusiones e insultos. Tienen que pasar varias semanas para que los compañeros de Fran se vean como amigos y no como unos números a los que tienen que superar y Concha por fin, y con mucho trabajo, tiene la clase tranquila y respetuosa que siempre ha deseado.

favorecer la comunicación positiva
Cuento para favorecer la comunicación positiva

Rosi Requena

© 2016 Cuento para favorecer la comunicación positiva. Cuentos cortos para niños. Portal educapeques




Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies