Rincones del mundo: El río Amazonas



El Amazonas, un tesoro verde en peligro

Con una extensión de 6.800 kilómetros el río Amazonas une con sus cuencas a nueve países: Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guyana, Guayana francesa y Surinam, en medio de un exuberante ecosistema de selva tropical considerado de los más complejos del mundo y en el que se calcula la existencia de cuatro mil especies de mariposas, más de 3000 de peces de agua dulce, 1.700 de aves y el 20% de las especies de primates del planeta, sin contar con una incalculable población de flora que depende directamente de su afluente.

 shutterstock_21247843

Estas magnas dimensiones del Amazonas se suman al hecho de ser el río más caudaloso del planeta,  con un promedio anual de 230.000 m³ por segundo (que puede aumentar hasta 300.000 m³ por segundo en temporada de lluvias), equivalente a la quinta parte de toda el agua dulce del mundo.

Estas cifras pueden dimensionarse si se tiene en cuenta que su cauce transporta más agua de lo que lo hacen ríos tan grandes como el Mississippi, el Nilo y el Yangtzé juntos. Por si fuera poco su magnitud, se ha hallado debajo del afluente principal un enorme río subterráneo denominado Hamza, mucho más ancho pero también más lento.

 

De dónde salió el nombre Amazonas

Su nombre fue otorgado por Francisco de Orellana, tras una batalla con una etnia local; la carencia de barba en los hombres le recordó el mito griego de las guerreras que fue narrado por Heródoto y Diodoro, aunque otras teorías hablan del parecido entre esta palabra y una de origen marayoara de la zona que significaba ‘rompedor de embarcaciones’.

No obstante antes de la conquista el río era conocido con diferentes nombres que definían sus secciones, como Paranaguazú, Guyerma o Solimões. También los españoles lo nombraron como Santa María de la Mar Dulce, Mar Dulce, Río Grande, Orellana o Marañón.

¿Qué amenaza al Amazonas?

Pese a su importancia ecológica para el globo, el río Amazonas se encuentra en peligro por el voraz avance de la deforestación. La incursión de la ganadería extensiva y la agricultura de tipo industrial –que reclama mayor superficie pese a que tan sólo un 10% del suelo amazónico es apto para la actividad y que se ha comprobado que su suelo agota sus nutrientes después de tres o cuatro cosechas consecutivas-, ha llevado a que un área forestal considerable haya sido talada.

Asimismo la industria maderera con para la industria destino a la exportación de caoba y teca para la fabricación de muebles y de otras especies como materia prima papelera, se suman como factores determinantes junto a la construcción de carreteras y los incendios. Las estadísticas muestran cómo desde 1992 y hasta 2004 la selva habría perdido más de 230.000 km2 por actividades humanas.

Se conoce de proyectos actuales de exploración petrolera y de gas natural en la cuenca occidental del Amazonas, lo que se sumaría a las potenciales amenazas de este invaluable ecosistema, considerado el pulmón del mundo y la farmacia vegetal más grande del planeta, sin contar con la exuberante biodiversidad y la vida y cultura de pueblos indígenas que allí viven y que se encuentran en peligro de desaparecer.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Un comentario sobre “Rincones del mundo: El río Amazonas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies