Episodios de la Historia: La vida en la antigua Roma



¿Cómo era la vida en Roma y en otras ciudades del Imperio?.

En la época del Imperio, los habitantes de Roma adoraban la vida en su ciudad. Supieron construir una ciudad bella pero sobre todo cómoda, práctica y llena de edificios públicos en los que disfrutar del tiempo de ocio.

Crearon un modelo urbano copiando lo mejor otras culturas, como la etrusca y la griega, y lo adaptaron a sus necesidades y forma de vida. Roma fue la ciudad por excelencia del Imperio, pero todas las ciudades que se fueron creando en los territorios conquistados, se levantaban imitando el tipo de urbanismo y edificios romanos.

Estas ciudades estaban conectadas por calzadas, que eran como carreteras de piedra que facilitaban el comercio entre las distintas poblaciones y permitían que los ejércitos pudieran moverse de un sitio a otro rápidamente. En zonas donde era necesario, se construían magníficos puentes, algunos de los cuales se conservan hoy en día.

Las ciudades no se edificaban de cualquier manera; estaban amuralladas y las calles se organizaban en torno a dos vías principales perpendiculares, para que la ciudad creciera de forma ordenada y segura.

El Estado se preocupaba por hacer obras públicas para que la vida en Roma fuese agradable: calles empedradas, acueductos para transportar el agua a las fuentes de la ciudad, alcantarillas para eliminar el agua sucia… ¡Un montón de comodidades muy parecidas a las que existen en la actualidad!

La gente de clase media vivía en casas pequeñas mientras que las familias nobles y ricas tenían viviendas más lujosas, con un patio central o jardines, y estaban decoradas con exquisitas pinturas y mosaicos.

Los romanos le daban una gran importancia a la vida social. Sus lugares de reunión eran los foros, las basílicas y los mercados. Disfrutaban de representaciones en los teatros y de espectáculos de lucha de gladiadores y fieras en los anfiteatros. De estos últimos, te sonará el Coliseo de Roma, el más importante y mejor conservado.

Mira si eran refinados los romanos, que una de sus mayores aficiones era acudir a las termas. Estas eran algo así como los balnearios de hoy en día, en donde había varias salas para disfrutar de baños calientes y fríos, baños de vapor, masajes, gimnasios para practicar deporte… y de paso, reunirse con los amigos para conversar.

Por supuesto también había templos dedicados a sus dioses, circos para las carreras de caballos, cementerios… y arcos de triunfo para conmemorar las victorias militares.

Como puedes comprobar, los romanos fueron grandes constructores y destacaron por sus avanzadas obras de ingeniería.

En España quedan restos de algunas ciudades fundadas por los romanos, como Mérida, Zaragoza, Sevilla, Valencia o Lugo.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies