¿No puedes con ellos? Necesitas técnicas de relajación para niños



Cada vez es más frecuente que en los ámbitos escolares se intente recurrir a técnicas de relajación para niños de diferentes edades.

Ocurre que estas técnicas (milenarias en oriente y relativamente recientes en occidente) prometen beneficios para grandes y chicos.

Las técnicas de relajación para niños se utilizan para regresar a un estado de relajación despues de alguna actividad que le ha demandado una gran exigencia (por ejemplo una actividad física).

Sin embargo sus usos pueden ser muy efectivos dentro del aula dado que favorece la concentración, aclara la mente, fortalece el sentimiento empático en el niño, produce bienestar, evita conflictos o roces, fortalece el vínculo afectivo generando lazos entre pares y superiores.

Esta técnica de relajación para niños que proponemos a continuación puede realizarse de forma detallada o bien puede estimular nuevas técnicas que cada docente considere adecuadas de acuerdo a los niños donde se desee aplicar.

Antes de comenzar…

La relajación del cuerpo. Antes de empezar es importante que cada niño se encuentre en un estado relajado. Bastará con que se siente en su lugar y coloque sus brazos sobre los que reposará su cabeza.

Cerrando los ojos. Existen técnicas que no necesitan que los niños cierren sus ojos pero recomendamos que en este caso lo hagan para poder concentrarse sólo en la voz de la docente.

También (y en vez de hablar) puedes utilizar una grabación pero el grado de concentración por parte de los niños no será tan alto pues ellos se guiarán por tu voz.

Evita que los niños hablen entre sí, se molesten o mantengan los ojos abiertos. Esto los ayudará a concentrarse en la técnica de relajación.

relajación para niños, técnicas de relajación para niños, ejercicios de relajación en niños, concentración en niños, relajarse para dormir

Técnica de relajación para niños

Existen diferentes técnicas de relajación para niños pero la que mencionaremos a continuación es, según nuestra experiencia, una de las más efectivas:

  • La respiración. Es importante comenzar a hablarles en forma pausada, sin elevar la voz y de forma muy amorosa.

Comienza enfocándote en las partes de cuerpo que se irán relajando. Puede ser de utilidad utilizar algún tipo de música de relajación de fondo.

Luego enfócate específicamente en la respiración para que ellos comiencen a ser conscientes del aire que ingresa y sale de sus pulmones. Esta relajación debe ser pausada y no forzada.

 

  • A continuación puedes comenzar relatando que ellos se encuentran en un campo, un prado, un bosque, una playa, etc y que está caminando por ese lugar. Describe con detalles cada paso. Es de mucha utilidad que relates sensaciones (por ejemplo si relatas que tocan un río con las manos, puedes añadir que el agua no está muy fría).

A continuación puedes agregar que “beben un poco de agua de ese río o manantial”. Es importante describir toda la escena con la mayor cantidad de detalles posibles.

  • Haz que el niño avance en la escena. Frecuentemente se utiliza esta técnica para pasar de un estado de alteración a un estado de tranquilidad. Por ende es de utilidad que en la meditación guiada el niño deba atravesar un puente, una puerta, etc.
  • En silencio. A menudo suele ser de utilidad que, al llegar a esta instancia el relator permanezca unos minutos en silencio.
  • De regreso. Luego que hayan trascurrido al menos 10 minutos, emprende el viaje de regreso. Este no debe ser un regreso abrupto sino todo lo contrario. Puedes comenzar relatando que “ahora comenzarás a caminar lentamente por el camino por el que vinimos, paso a paso”. Puedes mencionar algo que hayas descripto en el viaje de ida.

Trascurridos unos 5 o 7 minutos del regreso, continúa hablando de forma pausada pero no te quedes en silencio.

Finalmente pídeles que abran sus ojos.

 

Comentarios finales

Luego de la meditación guiada…

Notarás que unos pocos abren los ojos instantáneamente. Esto significa que ese niño o niña no ha podido disfrutar de la relajación.

Aquellos que demoren unos minutos en reaccionar son los que sí han podido escucharte y seguir tus palabras en detalle.

Incluso habrá otros que directamente se hayan quedado dormidos. En este caso, no los despiertes con sobresaltos sino más bien, apoya tu mano de forma amorosa y sutil sobre el brazo de ellos hasta que se despierten.

Tiempo total de la meditación: 30 o 35 minutos.

 

Resultados: Si bien los resultados dependerán de cada grupo de niños en particular se han podido observar resultados marcadamente positivos no sólo en la relajación de los niños sino también en el personal docente.

Por otra parte los resultados educativos también resultan ser más positivos respecto de aquellos niños que nunca han experimentado una técnica de relajación.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest22Share on LinkedIn1Email this to someoneShare on Tumblr1

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

2 comentarios sobre “¿No puedes con ellos? Necesitas técnicas de relajación para niños

  • el 12 Febrero, 2017 a las 14:46
    Permalink

    Me gusta mucho el artículo pues poco trabajamos en la relajación de los niños y empezando desde pequeños lograremos formar personas mas ecuanimes en sus emociones . Gracias

    Respuesta
  • el 20 Junio, 2017 a las 18:43
    Permalink

    Los ejercicios de relajación hay que iniciarlo desde el mismo maestro. Muy interesante.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies