Niños y niñas inquietos. 10 Claves para ayudarles a canalizar su energía



Los niños y niñas inquietos, son muy nerviosos, no paran de moverse, tienen mucha energía y tienen que sacar esa energía en forma de acción. Cuando esto ocurre, la familia no para, el pequeño está constantemente en movimiento, juega, está en actividad constante, rompe cosas, y pone de los nervios a los adultos que le rodean. Esto hace que normalmente las situaciones acaben en conflicto.

Es normal que los pequeños muestren vitalidad y sean activos, no debemos preocuparnos demasiado por ello, pero al mismo tiempo es fundamental que desarrollen hábitos adecuados y sanos para emplear esa energía de forma productiva.

¿Por qué son tan inquietos?

Los niños y niñas nerviosos, son muy activos, debemos entender que no es su intención molestar a los demás. Estos niños tienen mucha tensión, y necesitan canalizarla de alguna forma. La inquietud es su manera de descargar tensión. Es necesario para ellos sacar esa activación que llevan dentro.

Los niños y niñas están descubriendo el mundo, todo les llama la atención y despierta su curiosidad, todo es asombroso, las cosas nuevas les causan excitación.

También determinadas situaciones de tensión, como el miedo, la sorpresa e incluso la alegría le causaran tensión y esta tiende a salir fuera en forma de conducta inquieta. Es importante que aprendan a canalizar esa tensión y sacarla con otras manifestaciones de conducta más adecuadas y productivas.

Toda esa vitalidad puede ser buena y provechosa para ellos, pero la están empleando en acciones poco adecuadas, desaprovechando las posibilidades que les proporciona.

Niños inquietos

10 CLAVES PARA TRATAR A LOS NIÑOS Y NIÑAS INQUIETOS

  1. Favorece el hábito de estar quietos y tranquilos un rato.

Busca actividades tranquilas y agradables e interesantes para el niño o niña, puede ser la lectura de un cuento, un juego de mesa, etc. Trata de habituarlo diariamente a realizar esta actividad durante un rato. Comienza por intervalos cortos de tiempo y a medida que adquiera el hábito, podemos ir subiendo los tiempos.

  1. Haz de ejemplo y No pierdas los nervios, entiende que no pueden evitarlo.

Se comprensivo con ellos y actúa como modelo. Cuando el pequeño está inquieto es habitual que las personas que le rodean se pongan nerviosas también y respondan con poca calma, debemos mantener la calma en todo momento. Los niños y niñas aprenden mucho de lo que ven.

  1. Ayúdale a que canalice su energía de forma positiva.

Busca alguna actividad con la que pueda descargar su tensión. Si pretendemos que el pequeño este en casa toda la tarde viendo la tele, no descargará esa tensión y se mostrará inquieto. Practica algún deporte con él, llévale a montar en bici, al parque, o cualquier deporte que le interese.

  1. Practica técnicas de relajación.

Es bueno emplear en determinados momentos en los que no se pueda descargar la tensión con otra actividad, técnicas de relajación. Le enseñamos de esta forma una conducta alternativa que le ayuda a relajarse y descargar los nervios.

  1. Ayúdale a relajarse con un clima tranquilo y relajado en casa.

Si el clima familiar es tenso, el pequeño vivirá en un ambiente de tensión y estará nervioso, al igual que él nos contagia los nervios a nosotros, las situaciones de tensión hacen que este nervioso.

  1. Refuerza al pequeño cuando este calmado.

Cuando el niño o niña este calmado, reforzaremos esta conducta prestándole atención, verbalizando lo contentos que estamos hoy que podemos hacer determinadas cosas, como trabajar, leer, etc.

  1. No le etiquetes como inquieto o malo por ello.

Entiende que no puede evitarlo, enséñale a canalizarlo de otra manera, pero no hagas que se sienta mal por algo que va en su forma de ser. Hazle saber que lo que te molesta es su comportamiento, y porque te molesta, no el pequeño en cuestión.

  1. No refuerces su conducta cuando esta está demasiado nervioso.

En muchas ocasiones cuando el niño o niña está nervioso le prestamos más atención, de esta manera estamos reforzando su comportamiento. Debemos intentar no prestarle mucha atención cuando este muy inquieto.

  1. Fomenta su atención con diferentes actividades tranquilas,  puzles, cuentos, juegos de mesa, busca las diferencias, etc.
  2. Anímale a que termine las actividades que realiza.

Los pequeños inquietos tienden a no parar y a cambiar de actividad constantemente. Es importante que le animemos a finalizar las actividades, como rutina de acción.

 

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest42Share on LinkedIn35Email this to someoneShare on Tumblr0

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

7 comentarios sobre “Niños y niñas inquietos. 10 Claves para ayudarles a canalizar su energía

  • el 27 Mayo, 2014 a las 10:39
    Permalink

    Muy buen artículo, cuando tenemos un niño inquieto lo único que tenemos que hacer es dar ejemplo, dar pequeñas consignas para que el niño se tranquilice y se calme y que a la larga pueda darse cuenta y tranquilizarse por su cuenta.
    Los mejores profesores son los padres así que debemos ser un ejemplo a seguir.

    Respuesta
  • el 21 Octubre, 2015 a las 5:11
    Permalink

    UN GRANDE PROBLEMA ES EL NO RECONOCER QUE NUESTRO HIJO ESTA PASANDO POR ESTO, ME TARDE EN DAR CUENTA, O MAS BIEN EN ACEPTARLO….SIEMPRE LO DEFENDIA DE CUALQUIER COMENTARIO HACIA SU COMPORTAMIENTO….LO SENTIA COMO UN ATAQUE HACIA MI NIÑO….PERO ME HE DADO CUENTA QUE TIENEN RAZON, Y POR EL BIEN DE MI NIÑO ESTOY HACIENDO LO POSIBLE DE CAMBIAR JUNTO CON EL….TOMANDO EN CUENTA SUS SUGERENCIAS….AHORA TIENE 3 AÑITOS Y CREO QUE ES MUY BUENA EDAD PARA IRLO BIEN FORMANDO…..GRACIAS

    Respuesta
  • el 21 Noviembre, 2015 a las 3:24
    Permalink

    Es muy fácil decir que no se les preste atención cuando están inquietos, pero en la práctica ya es otra cosa: por ejemplo es que si mi hijo se pusiera inquieto con sus juguetes (que tiene montones) o en su propio espacio no habría problema, pero es que golpea las porcelanas, le hala la cola al gato, arroja el balón de futbol por todos lados, destroza la decoración de la casa, se monta en las mesas, mete las manos en agua cochina, se asoma a la estufa… es que no para!!

    Respuesta
  • el 15 Julio, 2016 a las 1:46
    Permalink

    buenas tardes yo quisiera que me ayuden porque mi hijo está super inquieto en la escuela molesta sus compañeros sólo eso porque sí trabaja en clases participa sólo es el comportamiento

    Respuesta
    • el 26 Marzo, 2017 a las 18:19
      Permalink

      hola .. yo tengo el mismo problema con mi niño 🙁

      Respuesta
  • el 25 Mayo, 2017 a las 6:54
    Permalink

    Yo también mi hijo tiene dos años 8 meses y no para todo el día es inquieto y aparte es muy berrinchudo para todo me hace berrinche aún no va a la escuela pero pienso meterlo a guardería porqué pienso eso puede ayudarlo un poco casi no juega con otros niños de su edad solo con sus primos pero no es de diario. Porque ellos si van a guardería y mi niño no y los ve solo muy pocas veces el juega con su papá cuándo llega del trabajo pero no se cansa aveces quiere jugar demás en ocasiones se me duerme muy noche hasta las 12:00am la verdad termina uno muy cansado pero pués que se puede hacer lo hemos sacado al parque a jugar pelota y andar en su bicicleta y sólo asi termina cansado pero no todos los días podemos hacer eso. Pero de vez en cuándo lo hacemos para que nos deje dormir temprano.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies