La envidia y el síndrome de Solomon



Entre las diferentes causas que rigen y dirigen la conducta humana, la opinión de los demás congéneres tiene una fuerza y peso fundamental.

La envidia y el síndrome de Solomon son dos caras de la misma moneda, por un lado la frustración ante el éxito ajeno y por otro el esfuerzo por evitar críticas y ocultar así nuestro propio éxito.

El ser humano es social por naturaleza, y es de esperar que su necesidad por pertenecer a un grupo, por ser apoyado y arropado por el grupo, por recibir cariño y aprobación, le lleve a modular su conducta para encajar en el grupo. ¿Pero hasta qué punto somos libres de decidir? ¿Cuándo dejamos de ser y nos boicoteamos a nosotros mismos por encajar en el grupo? ¿Qué nos lleva a envidiar el éxito ajeno?

La envidia

Empecemos por comprender la envidia. La envidia es una sensación que aparece ante el éxito de los demás. Es una sensación compleja en la que mezclan diversas emociones: rabia, enfado, tristeza,… La envidia es frustración que nos entristece, que nos hace enfadar y experimentar rabia.

La envidia se produce al observar el éxito en los demás. Ese éxito nos devuelve una imagen de lo que no tenemos y nos gustaría tener. El éxito ajeno recuerda el propio fracaso, lo hace más real y palpable. La frustración experimentada en ese momento, es la base de la envidia. Aceptar la propia frustración y reconocer el propio fracaso duele y es más fácil, en estos casos, criticar al otro, enfocar el enfado hacía aquél que consigue lo que se anhela.

la envidia, Síndrome de Solomon

El Síndrome de Solomon

El Síndrome de Solomon, es la otra cara de esta realidad. El temor a destacar, a salir de la norma y ser criticados (como consecuencia de la envidia), hace que nos boicoteemos a nosotros mismos y cambiemos nuestras ideas, que nos ocultemos incluso de nosotros mismos para no destacar y de este modo lograr encajar en el grupo.

El Síndrome de Solomon fue descrito por el psicólogo americano Solomon Asch. En 1951 el equipo de Solomon realizó un experimento en un centro de secundaria. Pidieron voluntarios para una supuesta prueba de visión, que en realidad era un estudio de la conducta humana, en concreto de la influencia del grupo en la opinión de un sujeto. En esta prueba se les presentaban a los participantes 4 líneas de diferentes longitudes, dos de ellas median exactamente lo mismo. A continuación los participantes debían decir cuales eran iguales. Antes de comenzar con la prueba, el equipo de Solomon daba instrucciones a todos, menos a uno de ellos. Se les indico que debían dar una respuesta errónea. El objetivo era observar las respuestas del único que no había recibido instrucciones. Éste, era también el último en responder.

Tras hacer el experimento con varios grupos de participantes, pudieron comprobar que el participante observado, también respondía de un modo erróneo en la mayoría de los casos. Después de la prueba reconocieron que distinguían claramente las líneas iguales pero que respondían mal por no destacar.

[Tweet “Consecuencias de la envidia y del Síndrome de Solomon”]

  • Impiden ambos centrarse en uno mismo, ya que la atención está en el grupo, en la opinión que tengan de nosotros y en lo que consigan.
  • Interfiere en la calidad de las relaciones con los iguales.
  • Se convierte en un obstáculo para el desarrollo personal.
  • Perjudican al bienestar y la salud.
  • Contribuye a actitudes competitivas y poco solidarias y colaborativas.

Trucos para educar evitando el desarrollo de la envidia y el Síndrome de Solomon

  1. Valora a cada niño y niña por lo que es y por cómo es.
  2. Valora sus diferencias como fuente de singularidad que hace que cada uno sea especial.
  3. Evita etiquetar a otras personas.
  4. Deja a un lado las criticas hacía otras personas, aprende a autocriticarte con el objetivo de mejorar y enseña a los niños y niñas a hacerlo.
  5. Desarrolla un autoconcepto adecuado que sea la base de una sana autoestima (que se apoye en uno mismo y no en la valoración externa).
  6. Dotales de confianza y de seguridad.
  7. Enséñales a alegrarse por los éxitos ajenos.
  8. Muéstrales el valor de la colaboración y del equipo, donde todos ganamos cuando uno tiene éxito. En contra del valor del individuo.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Comparte en tus redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Tumblr
Votos:

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies