Hablar de sexo con mi hijo adolescente ¿misión imposible?



Como reza el refranero popular: “no hay peor ciego que el que no quiere ver”, así son los padres que todavía evitan hablar de sexo con sus hijos. Como padres debemos ser realistas y saber que lo que no hablemos con nuestros hijos, ellos lo hablarán con sus amigos que están tan llenos de curiosidad y tan desinformados como nuestros hijos adolescentes.

hablar de sexo con los adolescentes
Para hablar de sexo con un hijo adolescente lo ideal es construir con el tiempo un ambiente de confianza y sinceridad entre los dos. No es natural que un padre ausente y distante de un día para otro se interese en hablar con su hijo de un tema tan personal e íntimo como lo es su sexualidad.

Sin embargo, si ese es tu caso y has decidido hacerle frente a la situación a pesar de tener una relación distante con tu hijo, no te desanimes y ten en cuenta las recomendaciones que compartiremos a continuación.

Cómo hablar de sexo con mi hijo adolescente

Lo primero es comprender que quien está buscando el momento de diálogo eres tú como padre. Eso te hace consciente que estás atravesando la gran barrera que es la vida privada de tu hijo. Por lo tanto, debes estar preparado para hablar en su lenguaje sin perder credibilidad ni autoridad, pero buscando que los obstáculos generacionales iniciales, sean superados. Hablar su lenguaje es intentar ponerte en sus zapatos para ver más allá de tus propios miedos, temores o frustraciones.

Este diálogo debe hacerse de forma espontánea y en los momentos que se presten para hacerlo. Es mejor tener pequeñas conversaciones que surjan con naturalidad y frescura, que una charla rígida que se asemeja más a un sermón que a una conversación entre padre e hijo.

Qué me impide hablar de sexo con mi hijo adolescente

Como si fuéramos niños, los padres encontramos pretextos para evadir el tema y la responsabilidad de asumir la educación sexual de nuestros hijos. “Para qué hablar de sexo con mi hijo adolescente, con tanta información en internet él/ella lo sabe todo”, “mejor que él/ella me enseñe”, “va a sentir que me quiero meter en su vida privada”, “eso es responsabilidad de la escuela”.

Estas son algunas de las excusas que inventamos los padres y que en muchas ocasiones están fundamentadas en los propios miedos. Uno de los más constantes es creer que al hablar de sexo con nuestros hijos los estamos motivando a iniciar su vida sexual, idea totalmente errada. Por el contrario, el conocimiento y la educación sexual responsable contribuyen a que nuestros hijos tomen decisiones acertadas, fundamentadas en un conocimiento previo de los panoramas posibles que se pueden presentar al tomar una u otra opción con respecto a su vida sexual.

Puede ser que al hablar de sexo con mi hijo adolescente no evite que inicie su vida sexual más temprano de lo que yo desearía, pero con seguridad tendrá las herramientas y el conocimiento necesario para evitar un embarazo no deseado, una enfermedad de transmisión sexual o un inadecuado despertar a su sexualidad.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies