Escuela de padres: Cuando llega la hora de vestirse…

Escuela de padres: La realidad es que si yo no lo visto cada mañana no llegamos a tiempo ¿Qué solución tiene?

La realidad es que se ha creado un círculo vicioso: ustedes lo visten para llegar a tiempo y él se ha acomodado a que lo hagan, porque a quién realmente le importa llegar a tiempo no es al niño.

desobediente, escuela de padres, blog educativo, educacion padres, educapeques

Para esta situación aconsejamos lo siguiente:

1º. Dígale al niño con confianza, cariño y firmeza que a partir de ahora, se vestirá él solo por las mañanas.

2º. Si todavía no sabe vestirse, enséñele primero. Practique por la tarde o durante el fin de semana. Si es menor de 5 años, enséñele lo que sí debería saber: todo menos abrocharse los botones de la camisa y del pantalón o subirse la cremallera.

3º. Algunos niños tardan en funcionar por las mañanas, si es su caso, levántelo con más tiempo; quizás 10 minutos más sea suficiente.

4º. Elimine por la mañana todo lo que le pueda distraer: la televisión, juguetes o vídeo juegos.

5º. Márquele un tiempo para vestirse. Los mayores pueden entender el reloj. A los más pequeños les ayuda tener la referencia de una o dos canciones de un CD. Dígale que tiene que vestirse antes del tiempo indicado.

6º. Si no se viste a tiempo adopte medidas con él. Utilice la “retirada de privilegios”: se le suprime algo de su agrado por la mañana o por la tarde. Combinela con la “sobre corrección”: por ejemplo, si no se viste a tiempo, por la tarde tendrá que entrenar vestirse solo 2 veces.

7º. Elógielo cuando lo consiga, sobre todo al principio. Además de los elogios puede utilizar un calendario situado en un lugar visible en el que se marcará

Comparte en tus redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Tumblr
 

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR