El apego: “No lo cojas, que se acostumbra”



El apego infantil

Cuántas veces habéis oído frases del estilo:

-“No cojas al bebé en brazos que se malacostumbra”.

-“Si llora es para manipularte”

-“¿Qué no quiere dormir sólo en su habitación? Te está tomando el pelo”.

-“Los bebés son más listos de lo que te crees, ya te tiene tomada”…

 

A más de uno, si tenéis hijos, estas frases os resultarán familiares. “Perece ser” que los bebés vienen al mundo para manipularnos, son “pequeños tiranos” que sólo piensan en sí mismos, y es más, están dispuestos a utilizar todo un repertorio de conductas para llevar a cabo sus deseos.

Pues bien, yo creo que la realidad es bien distinta.

El ser humano nace inmaduro ¿eso qué quiere decir? Pues que el gran tamaño de nuestra cabeza en proporción al de la pelvis de la mujer debido a la posición erguida (andamos a 2 patas y no a 4 como muchos animales) hace imposible que el bebé nazca cuando está completamente “terminado” (como muchos animales que tal cual nacen se ponen a andar). Se considera queen el desarrollo del cerebro, la gestación dura 21 meses, los 9 que está en el útero, más 12 bajo el cuidado de un adulto. Por otro lado, esta inmadurez va a permitir que seamos más plásticos, lo que nos va a hacer posible aprender más cosas y tener una mente más flexible que el resto de animales.

apego, educación infantil, escuela de padres

Es decir, que cuando el ser humano nace, es un ser desvalido que necesita los cuidados de otras personas para sobrevivir y al ser un ser social, va a querer estar en contacto con otras personas, ya que así garantiza su SUPERVIVENCIA.

Por otro lado, la Teoría de la mente, que es la capacidad humana de comprender nuestra mente y la de los demás, ir más allá de lo que vemos para poder explicar sus conductas, (el engaño, la manipulación, el ponernos en el punto de vista del otro, pensar que hay creencias falsas…) No se consigue hasta los 4 o 5 años. Entonces… ¿Cómo va a manipularnos un bebé? ¿Cómo va a ser capaz de engañarnos, de ponerse en el punto de vista de la otra persona?

Aunque el bebé nace indefenso, tiene diferentes maneras de actuar y de transmitir información sobre los adultos (que somos los que vamos a permitir que sobreviva) mediante las expresiones emocionales, la sonrisa, los reflejos y… El llanto. El bebé no sabe hablar, así que de alguna manera nos tiene que expresar que tiene hambre, que el sol le molesta a los ojos (si aún no puede girar la cabeza) o que se nos ha olvidado cortarle la etiqueta al pijama y es de esas “que raspan”.

Pronto se va formando un vínculo entre las personas cuidadoras y el bebé que se llama vínculo de apego, este es una especie de atadura invisible que les hace estar juntos, que persiste en el tiempo y que se mantiene en la separación y en la distancia. Este primer vínculo que generalmente se establece con la madre (aunque se puede formar con otras personas o con varias) va a marcar sus relaciones posteriores (de hecho un 72% de las personas mantienen el vínculo de apego de la infancia) el tipo de contacto que tenga con otras personas, la disponibilidad y confianza en otras personas, si merece ser amado, si le pueden ayudar, si va a ser rechazado…

Este vínculo le va a permitir ir explorado el entorno poco a poco, cuando más seguro sea su vínculo de apego, más explorará y se irá alejando de la madre de forma progresiva. Eso sí, en cuanto perciba un peligro, tanto la madre, como la criatura, volverán a estar juntos para lograr esa supervivencia de la especie.

El apego, no siempre es seguro y se percibe a la madre o figura de apego como una base segura para explorar y disponible, sino que puede ser evitativo(que es inverso al seguro, no habiendo ansiedad cuando se va la madre, no la saluda cuando regresa, sólo mostrando ansiedad al quedarse solos), resistente (en el que la compañía de la madre le genera altos niveles de ansiedad, pero cuando esta se va, grita y protesta y si vuelve se enfada, existiendo cierta ambivalencia entre buscar su proximidad y rechazarla) y desorganizado (que es un tipo de apego con un comportamiento inestable y contradictorio, falto de coherencia).

Entonces… Desde un apego seguro, el bebé explora el mundo en presencia de la madre, pero busca su proximidad ante la presencia de amenazas, este tipo de apego refleja la confianza en el adulto y una adecuada competencia social en el futuro.

¿Qué es pues más lógico?

Que dejemos llorar a un bebé cuando nos necesita para que no se “malacostumbre”, no le satisfazcamos sus necesidades (no solo las de limpieza y alimentación, sino las AFECTIVAS que son de gran importancia) Y entonces el niño desarrolle un apego NO seguro que le va a repercutir el resto de su vida.

O que como padres estemos disponibles cuando nos necesitan (si, a veces necesitan cariño, mimos y abrazos, igual que los adultos, no sólo que les demos de comer, les dejemos dormir y les limpiemos) y así dejar que desarrollen un apego seguro.

Laura Estremera Bayod

Maestra de audición y lenguaje, técnico superior en educación infantil.

www.actividadesparaguarderia.blogspot.com

facebook: https://www.facebook.com/actividadesparaguarderia

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest4Share on LinkedIn2Email this to someoneShare on Tumblr0

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Un comentario sobre “El apego: “No lo cojas, que se acostumbra”

  • el 30 Diciembre, 2015 a las 10:07
    Permalink

    Muy buen artículo, soy estudiante de pedagogía y estoy completamente de acuerdo con todo lo comentado con el apego y la teoría de la mente.
    Una edad muy complicada es de 1 a 3 años, edad en que los niños no saben hablar o se comunican mas con gestos o llantos.
    Los niños lloran también, por frustración o por impotencia cuando se les capa sus acciones.
    A los niños no hay que dejarles llorando para “educarlos” pero si se les debe enseñar, por ejemplo, que cuando piden comida, es para comer y no para jugar y no probarla, o que hay que cambiarse de ropa, que la plastilina no se come…
    A pesar que hasta los 3 años, no empezaran a entender el bien y el mal.
    Que opinas?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies