11 puntos clave del método Montessori

 
Comparte en tus redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Tumblr

¿Qué es el método Montessori?

María Montessori, es una de las figuras que componen un movimiento de renovación pedagógica denominado “Escuela nueva” que se dio a principios del siglo XX con el objetivo de romper con la educación que se estaba llevando hasta el momento. Estudió medicina (entre otras cosas), después trabajó con discapacitados y más tarde creó “La case dei bambini” para niños de clase social desfavorecida. Aplicó sus conocimientos científicos a la pedagogía. Creó más que un método pedagógico, creó una filosofía, que hoy en día sigue estando de actualidad. Sus ideas, serían imposibles de resumir en un artículo, pero voy a intentar aproximaros a 11 ideas clave del método Montessori:

-El ambiente preparado: el ambiente y el mobiliario deben adaptarse al niño, no al revés (mesas a su altura, sillas, perchas colgadas a una altura conveniente, herramientas, utensilios, armarios bajos…) los cuales deben ser sencillos y bellos.

El ambiente es preparado por el guía, colocando los medios, es un ambiente psicológicamente adaptado al desarrollo infantil, para el niño, el cual libremente se desarrolla con esos medios que le han proporcionado.   El ambiente asume parte del trabajo que antes le correspondía a la maestra.

método Montessori
11 puntos clave del método Montessori

El orden es importante, el niño es libre para coger los objetos, cambiarlos de lugar para usarlos y tras utilizar los materiales, volverlos a colocar en su sitio, en buen estado y colocados del mismo modo que los encontró. Estas acciones ayudan al niño a organizar su propia mente.

Se limita la cantidad de cosas, se tiene en cuenta la cantidad de objetos que la actividad infantil utiliza realmente y su memoria es capaz de localizar en el ambiente. El niño debe conocer todos los objetos y el lugar que ocupa cada uno.

El respeto hacia el niño: en el método, se respeta la personalidad del niño y se deja libre su actividad espontánea, en vez de contenerla y dominarla. El niño que es activo por naturaleza, se le debe dejar espacio suficiente para que se mueva libremente. “Somos respetuosos y corteses en nuestro proceder con el niño, los tratamos como quisiéramos ser tratados nosotros mismos”.

Seguir al niño: La intervención es indirecta, sólo se ofrecen los medios necesarios para su desarrollo y se debe esperar y seguir ese desarrollo con respeto.

Observar sin intervenir: se evita detener los movimientos espontáneos del niño y se renuncia a la costumbre de obligar a los niños a realizar actos por la imposición de la propia voluntad; a menos que sean actos inútiles o perjudiciales.

La mente absorbente: el niño no sólo se mueve continuamente, sino que aprende también sin cesar, la actividad psíquica debe ser práctica y el modo de aprender no puede guiarlo paso a paso el adulto.

-La maestra, una guía: Se cambia del magistrocentrismo a estar centrado en el alumno, el objetivo es el de disciplinar para la actividad, para el trabajo, para el bien; no para la inmovilidad, para la pasividad, para la obediencia como se hacía en la escuela tradicional.

Debe ayudar al niño a proceder por sí mismo y en preparar el camino a su andar espontáneo.

Las lecciones son individuales, concisas, simples y objetivas. No son colectivas, sustituyéndose por la actividad espontánea del niño.

Pero es la guía la que inicia gradualmente a los niños en el uso de todos los objetos que hay en el ambiente, porque los niños no pueden adivinar la manera propia de usarlas.

También los alumnos aprenderán unos de otros mediante la observación.

Es el lazo de unión entre el ambiente y el niño.

Material autocorrectivo, autoeducación: Con ejercicios espontáneos, libremente elegidos y realizados según los dictados interiores de la personalidad de cada uno, los niños usando el material, no sólo desarrollan la inteligencia, el carácter y la gracia, sino que también adquieren habilidades y aptitudes que los impulsa hacia nuevos y más poderosos esfuerzos. Y así, ejercitándose espontáneamente, progresa en el desarrollo y en la adquisición de la cultura.

Existen materiales para la vida práctica, para la educación de los sentidos, para la enseñanza de la lectura y la escritura, para los números y la aritmética…

Quizá es la parte más conocida del método, pero como podéis comprobar, estos sólo son una parte de toda la filosofía.

La libertad es un punto importante en el método, una libertad que permite el desarrollo de las manifestaciones espontáneas del niño. La libertad es sinónimo de actividad. El límite de esta libertad es el interés colectivo y su forma es lo que llama la educación de las buenas maneras. (Se impide todo lo que pueda ser perjudicial u ofender a los otros)

La disciplina se basa en la libertad: la persona no tiene disciplina si esta le ha sido impuesta, se busca ser disciplinado de manera activa, que la persona sea dueña de sí misma.

Independencia: no se puede ser libre sin ser independiente, como dice la propia Montessori: “Enseñar a un niño a comer, a lavarse, a vestirse, es un trabajo mucho más largo, más difícil y paciente que darle de comer, lavarlo y vestirlo”. Al niño se le debe ayudar a obrar y a expresarse, pero el adulto no debe jamás obrar en su lugar, sino cuando sea absolutamente necesario. “Cada vez que un adulto presta al niño una ayuda innecesaria, obstaculiza su expansión y detiene o desvía en algún detalle el desarrollo infantil”. Ayudar es facilitar siempre la expansión y protegerla contra los peligros que puedan empobrecerla. El adulto debe ayudar al niño a que lo haga todo por sí mismo, cuando sea posible.

-No hay premios ni castigos externos: de esta manera se siente el verdadero premio: el acrecentamiento del poder humano y de la libertad en su vida interior.

Método Montessori, M (2009) El método de la pedagogía científica. Biblioteca Nueva. Madrid.

Método Montessori, M (1939) Manual práctico del método Montessori. Ediciones Araluce. Barcelona.

Laura Estremera Bayod

Maestra de audición y lenguaje, Técnico superior en educación infantil.

www.actividadesparaguarderia.blogspot.com

https://www.facebook.com/actividadesparaguarderia

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR