Educar en y para la Igualdad

 

En la actualidad, la importancia de educar para la igualdad está más que demostrada. La educación para la igualdad se ha convertido en un referente común de los sistemas, centros y agentes educativos. Pero la educación en la igualdad es una cuestión que va más allá de los sistemas educativos, si realmente queremos educar para una igualdad real y efectiva debemos procurarlo y fomentarlo desde toda la sociedad.

Por qué educar para la igualdad

Tradicionalmente nuestra sociedad se ha caracterizado por apoderarse de marcados estereotipos que han venido definiendo lo qué debe ser un hombre y una mujer. Estos estereotipos han marcado y dictado sin compasión sus formas de ser, de actuar, e incluso de pensar. En una sociedad tradicionalmente desigualitaria, se hace especialmente necesaria una educación para romper con estas barreras que limitan la sociedad humana, que encadenan a sus seres humanos en unos prejuicios establecidos y determinan como han de ser sus vidas. Por qué ser libres es un derecho, porque tenemos derecho a ser considerados iguales para poder ser cada uno diferente, la educación para la igualdad de género debe ocupar un lugar primordial.

Igualdad, valores, educar

La sociedad desigual

Una sociedad desigual, donde queda marcado desde antes de nacer cual es el papel del hombre y de la mujer por sus atributos físicos, es una sociedad que nos condena y que se condena. Algunas de las graves consecuencias de este tipo de sociedad desigual, las vivimos dramáticamente y con gran sorpresa cada día, nos alarmamos ante determinadas noticias, pero parece que no nos percatamos de la importancia de educar para y en una verdadera igualdad. Veamos cuales son estas consecuencias:

  • La violencia de género. Esta es la más dramática, cruel e intolerable consecuencia de nuestra sociedad de marcados roles femeninos y masculinos. Tanto la violencia física como la psicológica son aberraciones que debemos tratar de eliminar.
  • Le siguen otras consecuencias nefastas como: ausencia de libertad, vidas determinadas, desigualdad económica y laboral, desigualdad social, discriminación, desigualdad de oportunidades.

La educación en y para la igualdad

La educación en y para la igualdad, es una necesidad y se convierte por lo tanto en una obligación de toda la sociedad. No solo de los agentes educativos, sino de todo el conjunto. Desde hace décadas se promueve una aparente igualdad, que todavía en nuestros días no es una verdadera igualdad, se convierte en una apariencia que hace que nos sintamos mejor. Pero, por desgracia, lo cierto es que en el inconsciente social aún perduran las ideas y actitudes desigualitarias, todavía se extienden concepciones y roles que determinan y limitan la vida de hombres y mujeres. Dichos roles, son cruelmente extendidos desde una tierna infancia.

[Tweet “¿Cómo podemos educar para una verdadera igualdad?”]

  • Analiza aquellas ideas y creencias que puedas tener sobre los roles y estereotipos masculinos y femeninos y libérate de ellas. De manera inconsciente podemos tener ciertos prejuicios, es fundamental ser conscientes de ellos y liberarnos de los mismos para poder educar en igualdad.
  • Cuida tus palabras y actitudes. Aunque no nos demos cuenta, en numerosas ocasiones transmitimos los roles desde el mismo lenguaje o con simples actitudes.
  • Deja que el niño y la niña elija su manera de ser, de actuar y de pensar. Para ello comienza por el principio: no les límites con la ropa, permítele elegir sus juguetes, muéstrales una imagen no sexista de los mismos.
  • Educa desde casa. Tu ejemplo es la mejor manera, evita transmitir desde el seno de la familia, valores no igualitarios.

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga y Pedagoga

@Celia_RodrigRu

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Un comentario sobre “Educar en y para la Igualdad

  • el 4 octubre, 2015 a las 17:55
    Permalink

    Educar en y para la igualdad es primordial, hoy en día debemos dejar en claro que todos somos diferentes pero iguales en derecho. Es el momento de aprender nuestros derechos para reconocer que somos sujetos y no objetos de derecho.

     
    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR