Depresión y adolescencia



En estos tiempos, no es de extrañar que la prevalencia de depresión en la población se haya multiplicado. La crisis está haciendo mella en la salud de las personas, de forma tal que se ha producido un gran aumento de trastornos como la depresión y la ansiedad, que condicionan absolutamente todas las esferas de la vida de éstas. El desempleo, la dificultad para incorporarse al mundo laboral tras éste; la impotencia de no poder modificar esta situación; de ver el tiempo pasar sin cambio alguno… conlleva la aparición de los trastornos mencionados.

Depresión

A priori, después de la descripción expuesta, podemos llegar a pensar que los trastornos anteriores son exclusivos de “mayores”; puede considerarse incluso que en la infancia y en la adolescencia, no existen motivos que desencadenen la aparición de éstos. Pero la realidad es diferente, lo cierto es que la entrada a la adolescencia suele ser un momento clave en la vida. Un momento caracterizado por cambios a todos los niveles: físicos, psicológicos, sociales… es un momento difícil de afrontar y como tal no siempre se está preparado/a.

En esta etapa es fundamental el papel de los padres, que deben estar atentos a los cambios y preparados para enfrentarse a la nueva situación que su hijo/a está viviendo. En la “sociedad del estrés” en la que estamos inmers@s, donde todo se reduce a una cuestión de tiempo, esto limita enormemente nuestras relaciones con los demás, pues “siempre hay algo que hacer”. Los padres, se esfuerzan y trabajan para que a sus hijos/as no les falte de nada y sean felices, pero en ocasiones, esta preocupación y falta de tiempo, les resta la oportunidad de proporcionarles lo que más pueden llegar a necesitar: sentirse escuchados/as, acompañados/as, entendidos/as y apoyados/as. Por tanto, se debe tener muy presente este hecho, procurando que la falta de tiempo, no suponga un obstáculo a la hora de que tenga lugar la comunicación padres – hij@.

Con la entrada a la adolescencia los/as niños/as hasta ese momento, se llenan de preocupaciones de todo tipo. Los cambios que comienzan a experimentar a nivel cognitivo le dificultan la comprensión de muchos acontecimientos que pueden tener lugar en torno a esta nueva situación. Esto, unido al proceso de adaptación a estos cambios mencionados, puede desencadenar la aparición de inseguridad y emociones negativas, que podrían derivar en depresión.

 

¿ QUÉ SÍNTOMAS DEBEN PREOCUPARNOS?

Algunos de los síntomas que pueden despertar la voz de alarma, y ante los que debemos estar muy atent@s son los siguientes:

 

  • Sentimientos de tristeza y apatía.

  • Falta de ilusión y motivación.

  • Problemas de rendimiento escolar.

  • Baja autoestima y aparición de complejos físicos.

  • Irascibilidad.

  • Falta de apetito y problemas para dormir…

En algún momento de nuestra vida, tod@s experimentamos este tipo de sensaciones y sentimientos. Lo que diferencia la experimentación puntual de estos síntomas, de un problema como la depresión, es la prevalencia en el tiempo de los mismos.

Es decir, puede resultar normal que debido a los cambios, que a todos los niveles, se experimentan en este período de la vida, l@s adolescentes atraviesen situaciones donde la manifestación de estos síntomas esté presente. Lo que debe preocuparnos es el mantenimiento en el tiempo de ellos, pues el tiempo, también en esta ocasión, es el gran indicador de la existencia del problema.

 

¿ CÓMO PUEDE AYUDAR LA FAMILIA AL / A LA ADOLESCENTE CON DEPRESIÓN?

Al igual que sucede con los adultos, es aconsejable la ayuda de un profesional, que a través de un tratamiento individualizado, le ayude a superar este problema. Además, en estas ocasiones, los padres también suelen necesitar ayuda para poder abordar la situación, que indiscutiblemente puede llegar a afectar al ambiente familiar.

En el hogar, la familia puede ayudar al / a la adolescente con depresión de varias maneras:

 

  • Proporcionándole un ambiente de estabilidad y comprensión, donde prevalezca la comunicación y el/la adolescente se encuentre cómodo /a para expresar cómo se siente.

  • Practicando la escucha activa sin reproches; es decir, escuchar sus problemas y preocupaciones procurando no interrumpirle mientras habla, ni imponerle nuestras opiniones, ni nuestra manera de ver la vida. Por supuesto, se ha de evitar quitarle importancia a su malestar , ya que podrían desencadenarse sentimientos de incomprensión.

  • Planteándole alternativas positivas a los pensamientos negativos que manifieste tener; ayudándole a descubrir y comprender todos aquellos aspectos positivos y enriquecedores de su vida.

  • Organizar actividades familiares al aire libre y entretenidas, con las que motivarle.

  • Animarle a desarrollar sus relaciones sociales organizándole encuentros con amig@s que le ayuden a reforzar su autoestima y autoconcepto.

  • Aprovechar cualquier situación cotidiana para reforzarle, contribuyendo igualmente, a una mejora de su autoestima.

  • Establecer conversaciones sobre temas que le diviertan y con los cuales disfrute, evitando así hablar exclusivamente del problema en cuestión.

 

La depresión puede acontecer en cualquier etapa de la vida y a cualquier edad, y siempre supone la experimentación de sentimientos de malestar y angustia cuyo origen no se explica atendiendo a un solo factor, sino que suele darse por varios de éstos y además de diversa índole: psicológicos, físicos, sociales, culturales, familiares, etc.

La adolescencia es una etapa crítica y decisiva en nuestro desarrollo como personas y como tal, debemos estar muy atentos /as a las señales de alarma y poder actuar ante un caso de depresión, evitando que esa situación se “arrastre” a lo largo de la vida.

Es imprescindible además, hacerle entender al /a la adolescente en cuestión, que la situación que atraviesa es transitoria y que saldrá fortalecid@ de ella, al igual que sucede con todas las situaciones complicadas de la vida.

Y es que todo en la vida nos ayuda a superarnos y aprender, recordemos: “Mientras vivas, sigue aprendiendo a vivir” (Séneca).

 

Mariela Clemente Martos. Psicóloga

@marielaclema

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn3Email this to someoneShare on Tumblr0

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Un comentario sobre “Depresión y adolescencia

  • el 25 Marzo, 2013 a las 23:39
    Permalink

    Me encanto este tema ya que me sucedió y esto me sirve mucho para mis hijas.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies