Cuentos para niños: El libro olvidado



Cuentos para niños en el día del libro: El libro olvidado

Erase una vez un pequeño libro de aventuras, en el había toda clase de personajes fantásticos. Sirenas, piratas, brujas, magos y toda clase de habitantes de lo más extraño convivían en sus páginas.

Pero el pequeño libro estaba muy triste, pero muy, muy triste. La razón de su tristeza era que, a pesar de vivir en una biblioteca en la que muchos niños y mayores acudían a diario para tomar prestados sus libros favoritos, el siempre pasaba desapercibido y desde que lo habían comprado, hace ya algunos años, sólo una vez había salido de aquella biblioteca que era como su hogar.

   No es que el pequeño libro estuviera mal allí, ¡qué va! Nada más lejos de la realidad, era su hogar y le encantaba estar entre todos aquellos libros que hablaban de viajes, descubridores y acontecimientos importantes de la historia. Solo que también esperaba salir más a menudo que sus compañeros de estantería, soñaba poder conocer otras casas, otras habitaciones y otros niños que quisieran conocer sus historias de aventuras y todos aquellos personajes que vivían en sus páginas

-Tal vez el problema este en que vivo en la estantería con libros más antiguos y por eso los niños no se molestan en venir a verme. Y si me han colocado en la estantería equivocada… ¿Cómo les puedo avisar si no hablo? – pensó el pequeño libro.

En estos pensamientos andaba el pequeño tan centrado, que no se dio cuenta del movimiento que había en la biblioteca, algo más de lo que era habitual. Los chicos y chicas que trabajaban en el mantenimiento de la biblioteca estaban preparando las jornadas que servirán de celebración de la semana del libro.

Incluso, para el día del libro, han preparado un día de puertas abiertas para que los niños se familiaricen con la actividad de la biblioteca y así, junto con sus padres o familiares se acostumbren a leer, cuidar y compartir los libros que allí tienen a su disposición sin tener que pagar nada.

Poco a poco, terminan los preparativos y el pequeño libro se da cuenta del cambio que ha sufrido la biblioteca en esos días. Dibujos de tamaño real adornan la entrada de la biblioteca con varios de los personajes de sus páginas; un espacio recuerda una isla desierta, otro la casa de Hansel y Gretel, más allá pueden encontrar el lugar donde vive la sirenita…, todo para crear a los pequeños visitantes un lugar mágico en el que se encuentren a gusto y al que deseen volver.

Antes de que se den cuenta, llega el ansiado 23 de abril y a la hora convenida entre alumnos de los colegios de la ciudad y la biblioteca, comienzan a llegar niños de todas las edades.

Todos, maestros y alumnos, se quedan maravillados ante el gran trabajo de ambientación que han hecho los trabajadores de la biblioteca. Los pequeños salen corriendo hacia las estanterías de las lecturas para sus edades, todos menos José, que se queda encantado ante la estantería de los libros que más tiempo llevan en la biblioteca. Uno a uno, los va sacando y ojeando hasta que ve caer al suelo un libro más fino que los que tiene en la mano. Mira a un lado y a otro, temeroso de la regañina que le puede caer por provocar ruido en un sitio en el que impera el silencio y, tras ver que ha pasado desapercibido y que nadie se ha dado cuenta de la caída del libro, se dispone a dejarlo de nuevo en la estantería en la que estaba. Pero algo le llama la atención de aquel pequeño libro, no es gordo ni aburrido como los demás que estaba ojeando hasta el momento. En su portada, varios personajes de los cuentos que le suelen leer sus padres por la noche, asoman invitando a abrirlo y conocer sus historias.

 cuentos para niños

Corriendo, el niño le lleva el libro a uno de los chicos de la biblioteca y le cuenta lo que ha ocurrido. El joven bibliotecario le indica que le acompañe y le presenta al director de la biblioteca que, para su sorpresa, no es un viejo con gafas como solía imaginar, al contrario, es un hombre poco mayor que su papá y con cara de ser buena persona y un gran amante de los libros.

José, preocupado por haber tirado un libro de la estantería, le pide perdón por haberlo hecho y le entrega el libro al director, para que este le encuentre su sitio correcto. El director, viendo la cara de preocupación del pequeño, comienza a reírse y le pide por favor que se acerque un poco más.

-Vamos, pequeño. Acércate, que no te voy a comer. Quiero decirte algo, pero será un secreto entre los dos. ¿Cuál era tu nombre?

-José, me llamo José.- le dice el niño acercándose.- Si se ha estropeado, le puedo decir a mis padres que lo paguen.

-No, no… nada de eso. –le dice el director con una gran sonrisa. – lo que quiero es regalártelo.

-¿Cómo que regalármelo? Si es de la biblioteca.- le dice José.

-Verás José, hace mucho tiempo que este pequeño libro ha estado perdido por las estanterías de esta biblioteca y, por eso mismo los niños ya ni se acuerdan de que este pequeño tesoro existe. Ya que tú has sido quien lo has descubierto de nuevo, permíteme que sea mi regalo del Día del libro para ti. Pero eso sí, me tendrás que prometer una cosa.

– Se lo prometo, pero ¿qué es? –le dice el pequeño con curiosidad.

– Prométeme que lo cuidarás mucho y que volverás para contarme si te ha gustado. ¿lo harás?

José le confirmó su promesa con un gran abrazo y se guardó el libro en su mochila. Por fin, el pequeño libro de aventuras saldría de aquella vieja estantería, esta vez para siempre y con la firme promesa de un niño, de leerlo y cuidarlo.

Para el pequeño libro, este ha sido el mejor Día del libro de su vida y para José un día inolvidable, que terminará con un libro más para leer junto a sus padres. ¡Feliz Día del Libro!

Cuentos para niños por Rosi Requena

Comparte en tus redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Tumblr
Votos:

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

3 comentarios sobre “Cuentos para niños: El libro olvidado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies