Cuento infantil: Mi primer día sin mamá



Cuento infantil: Mi primer día sin mamá

Me llamo Manuel y tengo cinco años, no tengo un hermano mayor que se llame Adrián, como el hermano súper mayor que tiene mi amigo Rubén. Y cuando digo súper mayor es porque tiene dieciséis años y novia.

Aunque la verdad es que Rubén y yo también tenemos novia desde que vamos al cole, pero no somos tan viejos. Sin embargo Adrián me ha ayudado a escribir esto de cómo fue mi primer día sin mamá.

Esto lo hago para que otros niños que no tengan hermanos mayores no vayan al cole tan asustados como alguno de mis compañeros fueron, cuando éramos dos años más pequeños.

Recuerdo que antes de aquel día no había estado ningún día sin mama, sin papá si había estado, más que nada porque trabajaba fuera de casa, no quiero decir que mamá no trabaje que lo hace, pero no lo hace fuera de casa como papá.

El caso es que después de venir de la playa mamá y papá me llevaron a ver un colegio que estaba cerca de casa. Aquello daba la impresión de ser una cárcel porque tenía unas verjas altísimas que lo rodeaban.

Recuerdo perfectamente que les pregunté para que me llevaron allí, y fueron muy sinceros porque me contestaron sin mentirme ni un poquito.

cuento infantil

-¿Por qué estamos aquí?

-Hoy te hemos traído aquí para que veas tu colegio

-¿Este es mi colegio?

-¡Así es!

-¿Es un colegio… colegio?

-Es un colegio efectivamente

-¿Para qué sirve ir al colegio?

-Ir al colegio es importantísimo, es una de las cosas más importantes que harás en tu vida

-¿Más importante que saber comer solo?

-¡Sí!

-¿Más importante que casarse?

-En efecto… incluso es más importante que casarse

-Pues el tío David cuando se casó, dijo que aquel era el día más importante de su vida

-Eso es porque estaba tremendamente feliz de casarse con tu tía

-¿Yo seré tan feliz como el tío cuando vaya al cole?

-¡Uy! Muchísimo me temo que serás muy… pero que muy feliz

-¿Por qué?

-Porque en el cole harás muchos amigos ¿los amigos son importantes verdad?

-¡Sí! Mi amigo Rubén lo es

-Pues tu amigo Rubén irá al cole exactamente como tú

-Y… ¿Qué más cosas haré en el cole?

-Aprenderás muchas cosas, y todas importantes y necesarias.

-Y… ¿Estará mamá conmigo?

-Las mamas no van al cole

-Y… ¿los papas?

-Los papas tampoco van al cole

-¿Por qué?

-Porque fueron cuando eran pequeños, y hacer una cosa tan importante dos veces es abusar y quitarle el sitio donde ha sentarse a un niño para aprender no está bien

-¡Pues que coja otra silla!

-Veras Manuel si en una clase caben diez niños y solo hay diez sillas pequeñas para niños, si un padre le quita la silla a un niño, este ya no tiene donde sentarse

-¡Pues que le traigan otra!

-Es que en el cole solo tienen las que tienen

-Como cuando vienen todos los tíos a casa y no tenemos sillas suficientes y se las pides al vecino

-¡Algo así!

-Pues… ¡que se las pidan al vecino!

-Pero el único vecino que tendría sillas para dejarles seria otro colegio, y si ese otro colegio le dejase sillas para los padres, también se quedará sin sillas para sus alumnos.

-¡Que lio!

-Tú no te preocupes por las sillas, la verdad es que no tienes que preocuparte por nada de nada

-¡No!

-¡En absoluto!

Tras aquella conversación y durante los días posteriores, mis padres y yo preparamos todo lo que iba a necesitar, me compraron una mochila, pinturas, cuadernos, libros llenos de dibujos y fotos, me compraron un montón de cosas.

Tambiénensayamos el horario del colegio, me acostaba pronto y me levantaba pronto, eso no me pareció difícil.

Mi madre me dijo que al principio solo estaría un ratito corto en el colegio y luego volvería a por mí. Como nunca me había mentido no dude.

Aquel primer día fuimos de camino al colegio riéndonos de lo contentos que estábamos por comenzar aquella aventura nueva. Me pareció raro ver como algunos niños lloraban desesperados en la puerta del colegio.

Yo no lloré nada, y además me alegré muchísimo cuando entré en clase y vi que allí también estaba mi amigo Rubén. Ese ratito se me hizo tan cortito que casi ni me enteré. Y luego tuve un montón de cosas que contar a mamá y a papá.

Desde entonces mantenemos conversaciones de mayores mientras nos tomamos un gran vaso de leche, mi padre habla del trabajo, mi madre de sus cosas y yo del colegio.

Yo os digo que no tengáis miedo cuando vayáis por primera vez al cole porque no es algo que os tenga que dar miedo.

Y ahora Adrián el hermano súper mayor de mi amigo Rubén me dice que acabe de una vez, que tiene que preparar las cosas que necesita para ir mañana a clases. Muy malo no será cuando tan mayor como es no ha dejado de ir al cole.

Cuento infantil por Estrella Montenegro, no dejes de visitar su web Cuentos y demás para peques

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies