Cuento infantil: El odia letras



Cuento infantil: El odia letras

Cuento infantilEl odia letras es una especie en extinción, que vive en lugares tan remotos, que para llegar a encontrar uno solo de ellos, tendríamos que leer tantos libros, que una vez leídos si los apiláramos podríamos construir o un castillo de almenas enormes, o una escalera que llegase a la luna.

El odia letras tiene los pelos revueltos por naturaleza, ya que para tener una sola idea aunque esta sea minúscula, tiene que rascarse la cabeza mucho…  pero mucho… mucho hasta que aparezca.

Como no lee habla demasiado y sin sentido, no tiene un idioma definido, como no comparte palabras ni se les entiende, ni se entienden entre ellos mismos si se juntan varios odia letras; este es uno de los motivos por los cuales tienen ese humor tan quisquilloso, de pocos amigos y muchas pulgas.

El odia letras no nació odiando las letras, la cosa fue que no quiso aprenderlas y se las comió todas juntas, esto le provocó una indigestión crónica, y como se las comió ya no hay manera de que las aprenda despacito como lo hacen todos los niños.

He investigado a lo largo y ancho de todos los mundos habidos y por haber, descubiertos y por descubrir; y he llegado a la conclusión de que su torpeza no es por culpa de su naturaleza, ni por culpa de ninguna destreza que no comprendamos, como odia las letras no sabe leer y esto le trae innumerables inconvenientes, estos y no otra causa son los que están provocado su propia extinción.

En mi cuaderno de investigación tengo todos los apuntes que demuestran mi teoría, son muchos y muy variados, compartiré con vosotros algunos de ellos.

Se beben cosas que tienen un color y un olor especial simplemente porque no saben leer las etiquetas de los productos, al no poder leer… “no apto para el consumo humano” ingieren desde champús a ceras para coches.  Y como los odia letras se hacen mayores como cualquiera de nosotros. Sus madres y padres no están para indicarles que aquello no se come o que aquello no se bebe, esta es una de las causas por las que a menudo enferman y tienen grandes dolores de barriga.

No suelen viajar pues no entienden los mapas, como para dejarles en el metro de Madrid, terminarían comiéndose por culpa de su mal humor todos los planos y carteles, porque tenemos que tener en cuenta que tampoco saben hablar bien, por tanto no se les entiende y no podrían llegar preguntando a ningún sitio.

Se incomunican ellos solos, no pueden usar ningún tipo de ordenador, Tablet o un simple teléfono,  aunque sean de ultimísima generación, y aunque toda esta tecnología sea tan simple como saber usar la yema de un dedo, al no poder leer los iconos de las funciones no llegarían al mismísimo post de instrucciones, y no sabrían si un portátil sirve para lo que sirve, o con él se fríe un huevo.

Una cosa si estoy aprendiendomientras profundizo en la investigación del odia letras, lo importante que es saber leer y escribir para ser feliz.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0
Votos:

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies