Cuentos infantiles: Las Apuestas



Cuentos infantiles: Las Apuestas

Cuento Mapuche.

Nota: El pueblo mapuche es un pueblo indígena amerindio que habita desde sus orígenes en algunas zonas de Chile y Argentina.

 

Hubo una vez una gran fiesta a la que todos los indios asistieron. Ancianos, mujeres y niños se presentaron allí, incluso las gentes más ricas del lugar, montados en sus grandes caballos con montura de plata. A la fiesta también acudió un indio pobre, que nada tenía que perder.

En medio de la celebración, apareció un jefe indio con su preciosa hija y el indio pobre se quedó prendado de tan bella mujer.

El hombre rico le propuso una apuesta al hombre pobre.

-Apostaremos – dijo

-Pero si yo soy hombre humilde y no tengo nada… Sólo puedo apostar mi trabajo.

-Está bien – dijo el hombre rico. Apuesto tres vacas y tres terneros.

-¿Cuál es la apuesta? – dijo

-Un amigo me ha invitado a comer a su casa. La apuesta consiste en que deberás quitarme la comida del plato sin tocarlo con tus manos.

El jefe indio fue entonces a comer y el indio pobre esperó a que se sentara a la mesa y le sirvieran la comida. Entonces, el indio pobre se subió al techo, abrió un agujero en él, y cuando el hombre rico empezó a comer, le arrojó una gran piedra en el plato. La comida saltó fuera y se esparció sobre la mesa. De esta manera, consiguió ganar la apuesta y recibió las tres vacas y los tres terneros que le correspondían.

Enojado, el jefe indio decidió apostar de nuevo.

-Apostaremos otra vez, y esta vez te daré todas mis ovejas si me sacas de la cama sin tocarme.

El indio pobre aceptó y por la noche siguió al hombre rico hasta su cama. Trepó por el tejado, hizo un agujero encima de ella y mientras el hombre dormía, vació un saco de hormigas sobre su cuerpo. Eran tantas y tanto le picaban, que se levantó de la cama y fue corriendo a bañarse al río para librarse de ellas.

Una vez más, el hombre pobre había ganado la apuesta y el rico tuvo que pagar lo acordado. Pero el hombre rico seguía empeñado en vencerle alguna vez, y volvió a proponerle lo siguiente:

-Te daré mi caballo si consigues bajarme de él sin tocarme.

-Acepto – dijo el jefe indio

Así que esta vez salió el hombre pobre a buscar cardos de grandes y espinosas hojas y los amarró a la cola del caballo sin que su dueño se diera cuenta. Cuando quiso montarlo y el caballo comenzó a correr, el animal se clavó las espinas y tanto se enfureció, que galopó hasta el río. El hombre rico se soltó de él para no ahogarse y fue nadando hacia la orilla, pero el caballo desapareció hacia el lado opuesto y nunca más se supo a donde fue.

Una vez más, el indio pobre había ganado la apuesta, pero como el rico ya no tenía caballo para pagarle, tuvo que darle la mano de su hija.

Y así, el hombre pobre y la hermosa india, fueron felices.

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0
Votos:

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies