Cuentos del mundo: La surfista Mamala y el Dios tiburón



Cuentos del mundo: La surfista Mamala y el Dios tiburó, cuento Hawaiano

cuento infantil“Dicen los viejos kahunas hawaianos que Dios creó primero el mar, luego la tierra y más tarde los fenómenos atmosféricos. Cuenta la leyenda que el mar se enamoró de la tormenta y la sedujo arrastrándola a las profundidades, donde tuvieron un idilio del que nacieron las olas (nalu). Estas vagaron durante años por las profundidades y Dios, al observarlas, se sintió complacido. Tiempo después, Dios creó al hombre e hizo para él un paraíso volcánico. Pero al ver que el hombre de vez en cuando se sentía vacío y necesitado, ordenó a las olas que fueran en su busca. Estas, en un alarde de fuerza y energía, cruzaron los mares en forma de ondas hasta llegar a la costa. Al contemplarlas, el hombre se rindió ante tanta belleza y, en un gesto espontáneo de amor y desprendimiento, hombre y ola se fundieron en una danza sagrada, que se llamó choree, surf. La danza de alabanza a Dios entre el hombre, la tormenta y el océano”.

Ke-kai-o-Mamala (El mar de Mamala), al oeste de Waikiki, fuera de las costas de Honolulu, es un lugar para hacer surf nombrado así en honor a una de las primeras surfistas de Hawái. Mamala existió realmente, en una época en que la historia hawaiana se transmitía oralmente. Fue una famosa surfista y una de las Grandes Jefas de O’ahu. También era considerada una Kupua: una semidiosa/ heroína con poderes sobrenaturales que podía cambiar de forma a su antojo y adoptar la forma de una mujer hermosa, de una lagartija gigante, un cocodrilo o un gran tiburón.

Según la leyenda, Mamala se enamoró de Ouha, el Hombre Tiburón, también Kapua como ella. Mamala y Ouha a menudo bebían Awa (una bebida embriagante) juntos y jugaban al Konane con las suaves piedras recogidas en la Bahía de Kou. Mamala surfeaba las más grandes olas de los mares turbulentos, cuando los vientos soplaban con fuerza. La gente admiraba su habilidad con la tabla y su valentía.

Mamala y Ouha eran felices pero, un día, Honoka’upu, jefe de una plantación de cocoteros, quiso que Mamala se casara con él. Ella accedió y abandonó a Ouha, el Hombre Tiburón, por el humano Honoka’upu.

Ouha se enfadó y trató de dañar a la nueva pareja, pero finalmente se alejó de ellos y vivió en el lago Ka-ihi-Kapu. Allí aparecía como un atractivo hombre con una cesta llena de camarones y pescado fresco que ofrecía a las mujeres del lugar, de las que luego se burlaba. Sin embargo, las mujeres se tomaron la revancha y un día ridiculizaron a Ouha. Este, al igual que otros personajes legendarios de Polinesia, no podía soportar la vergüenza y la humillación. En consecuencia, Ouha renegó de su forma humana y tomó para siempre la forma de un tiburón.

Y así pasaron el resto de sus días separados, Mamala cabalgando olas y Ouha nadando en las costas de Waikiki.

Cuentos del Mundo en Educapeques

Cuentos del mundo

 

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on LinkedIn1Email this to someoneShare on Tumblr0

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies