Cuentos del mundo: El conejo en la Luna - Educapeques

«

»

mar 13

Cuentos del mundo: El conejo en la Luna

Cuentos del mundo: El conejo en la Luna

Este es el maravilloso cuento de un bondadoso conejo que lo llevaron a vivir en la luna. No te pierdas esta bonita historia japonesa!

Cuentos del mundo: El conejo en la LunaUn día, el ancianito que habita en la luna miró abajo hacia un gran bosque en la tierra, y vio a un conejo, un mono y a un zorro viviendo juntos, compartiéndolo todo como muy buenos amigos.

“Me pregunto cuál de ellos es el más bondadoso”, se dijo a sí mismo. “Creo que bajaré a ver”.

Entonces el ancianito se convirtió en un mendigo y bajó de la luna al bosque donde estaban los tres animales.

“Por favor!, ayúdenme”, les dijo. “Estoy muy, muy hambriento”.

“Oh! que pobrecito viejo mendigo!”, dijeron los tres animalitos, y fueron rápidamente a buscar algún alimento para el mendigo.

El mono, trajo muchas frutas. Y el zorro pescó un gran pez. Pero, el conejo no pudo encontrar nada que traer.

“¡Oh Dios!, ¿Qué hago yo?”, se lamentó el conejo. Pero entonces, tuvo una idea.

“Por favor!, señor Mono y señor Zorro”, dijo el conejo, “podéis reunir algo de fuego para mí y hacer una gran fogata con la madera?”.

Ellos hicieron lo que les pidió el conejo, y cuando el fuego estaba ardiendo, el conejo le dijo al mendigo: “Yo no tengo nada que darte, así que me pondré yo mismo en el fuego, y entonces cuando yo esté cocinado, tu podrás comerme”.

El conejo iba a saltar hacia dentro de la fogata para cocinarse a sí mismo, pero entonces, repentinamente, el mendigo se convirtió en el viejo hombre de la luna.

“Has sido muy bondadoso, señor Conejo”, dijo el anciano. “Pero nunca deberías hacer nada que te haga daño. Pero como me has demostrado ser el más bondadoso de todos, te llevaré a vivir conmigo a mi morada”.

Entonces, el viejo hombre de la luna tomó al conejo en sus brazos y se elevó con él hacia la luna.

Si miráis cuidadosamente a la luna cuando ésta está más brillante, podréis ver al conejo tal y como el viejecito lo tomó entre sus brazos hace mucho, mucho tiempo.

Fuente: La Casa Asia

1 comentario

  1. Pedro Felix Pasion

    Excelente. queda claro que un sacrificio a costa de la vida misma no es aconsejable.

Deja un comentario

Educapeques Editorial