Cuento para aprender a adoptar mascotas con responsabilidad



 Cuento con valores: Kala y Keira, amigas para siempre

Cuento para enseñar a los niños  a adoptar mascotas con responsabilidad

Kala y Keira es el cuento de una historia real, con final feliz, ocurrida el pasado año.

cuento con valoresSon dos perritas que se conocieron en una perrera al ser abandonadas por sus dueños, poco a poco se hacen amigas y ante el miedo que les produce vivir separadas, en una de las visitas que la perrera recibe para realizar una adopción, ambas se abrazan para no ser separadas. Uno de los responsables de la perrera ve la escena y les hace una foto que, tras publicarla hará que cambie la vida de las dos perritas para siempre.

Lee el cuento con valores:

Kala y Keira son dos perritas que, por una triste casualidad, han sido abandonadas por sus respectivos dueños.

Kala es una jovencita de pelo marrón y ojos tristes que lleva ya un tiempo en la perrera, esperando una nueva oportunidad de ser querida y tener un hogar en el que la quieran.

Keira es también una perrita joven, una mezcla de bóxer de color blanco y negro que todavía no entiende como le han podido abandonar quien se suponía que la iba a proteger toda su vida.

La pequeña Kala, tristemente se está acostumbrando a la vida que tiene en la perrera. Con solo los barrotes de su jaula, un comedero y un cubo de agua como única compañía pasa los días en un rincón apartado de su jaula. No sabe cuánto tiempo pasará allí, si alguna familia acabará por adoptarla o en el peor de los casos terminará sus días en esa fría jaula que se ha convertido su casa.

 Todo cambia cuando, algunos días más tarde, uno de los encargados de la perrera llega con Keira. Desconfiada y temblorosa entra en la jaula desde donde Kala la mira con curiosidad desde su rincón.

Al principio no se produce ningún acercamiento entre ellas, Kala ha pasado por la misma situación que su nueva compañera y sabe que tardará un poco en hacerse a la idea de que este será su nuevo “hogar”, a partir de ahora, pero tiene la esperanza de que en unos días podrá disfrutar de una nueva amiga, su única amiga en aquel lugar tan triste.

Pasan unos cuantos días hasta que Keira decide acercarse a su compañera y le pregunta tímidamente.

  • ¿Cómo te llamas?
  • Kala, ¿y tú? – le contesta la perrita dejando por primera vez su rincón.
  • Mi nombre es Keira. ¿Cuánto tiempo llevas aquí? – Le pregunta todavía asustada.
  • Llevo ya unos meses, desde que me encontraron abandonada en la carretera.

Poco a poco, Kala y Keira se van conociendo un poquito más y día tras día se van haciendo inseparables.

Keira, a pesar de la tristeza que le causa el abandono de sus dueños, va confiando cada vez más en su nueva amiga y son muchas veces las que los responsables de la perrera las encuentran jugando entre ellas.

Ambas se han hecho una promesa inquebrantable, jamás las separaran. Pase lo que pase, siempre estarán juntas.

 Después de todo, solo se tienen la una a la otra.

Pasa el tiempo y a medida que unos llegan y otros van siendo adoptados por las personas que de vez en cuando se acercan por allí, ellas van perdiendo la esperanza de que un día vuelvan a tener un hogar, muy diferente al que tienen ahora mismo.

  • Pase lo que pase, no me dejes nunca sola. – Keira le recuerda la promesa a su amiga.
  • No pienses en eso, seguro que algún día nuestra suerte cambiará.- le asegura Kala, aun sabiendo que es difícil que ocurra.

 

Pero ocurre el milagro y uno de los responsables a los que les llama la atención la amistad que se ha creado entre las dos perritas, cuelga una foto en las redes de las dos perritas abrazándose y, gracias a la ternura y la tristeza que desprende la imagen, en poco tiempo da la vuelta al mundo. Tal es su repercusión que pronto se interesan en conocer a esas dos amigas inseparables.

Y, al llegar a la perrera, es así como se encuentran a las dos amigas. Abrazadas, temblorosas ante el futuro que les espera y deseando seguir siendo inseparables.

Ambas saben que, si dejan de abrazarse, puede ser que finalmente acaben separándolas de verdad y que jamás vuelvan a verse, así que siguen así, abrazadas de manera que, quien quiera adoptarlas, tenga que llevarse a las dos a casa. A ese hogar lleno de cariño que tanto anhelan.

Y sucede, uno de los chicos que visitan a las dos amigas, se siente incapaz de separarlas. No puede separar a esas dos perritas que han sufrido juntas un abandono y decide, sin dudarlo un momento, llevarlas a su casa.

Las vidas de Kala y Keira cambia de nuevo y esta vez, de la forma que ellas deseaban con tanta fuerza.

Las dos amigas vuelven a tener un hogar y esa promesa de amistad que se hicieron al conocerse, saben que se ha cumplido y esta vez para siempre. Sólo un simple abrazo, ha servido para que juntas vuelvan a sentir el cariño que una vez tuvieron.

 

¿Has entendido el cuento? Contesta las siguientes preguntas de Comprensión Lectora

– ¿Como se llaman las dos perritas?

– ¿En que lugar se conocen?

– ¿De que color es cada perrita?

– ¿Cual es la promesa que se hacen las dos amigas?

– ¿Cual es la parte que más te ha gustado?

– ¿Cambiarias algo de la historia?

 

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest4Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies