Cuento infantil: Pedrito y el lobo

 
Comparte en tus redes socialesShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someoneShare on Tumblr

Cuento infantil: Pedrito y el lobo

Pedrito y el lobo 01Había una vez un pequeño pastorcito llamado Pedrito que siempre estaba sentado pastoreando y cuidando sus ovejas, pero siempre estaba aburrido de ver siempre lo mismo y que nada pasaba. Algunas veces pensaba en algunas travesuras para intentar distraerse de la labor que era un poco larga.

Un día inventó que sería muy divertido y muy buena idea divertirse y se le ocurrió que podía hacerlo usando una broma con la gente de su pueblo, haciéndoles creer que se acercaba un lobo y que lo comería a él y a las ovejas igual que a todo el mundo. Entonces un día grito:

 ¡Auxilio! ¡El lobo! ¡Qué viene el lobo!

Pedrito y el lobo_002Grito todo cuanto pudo, y la gente del pueblo acudió con palos y, piedras y hasta armas al lugar para salvar al pobre niño que estaba siendo acechado por un lobo, pero, cuando llegaron se dieron cuenta de que todo había una broma y mentira del niño y por supuesto se enojaron.

Cuando casi todos los pueblos se fueron, Pedrito pensó que la broma había sido muy divertida porque le había dado mucha risa, y pensó en volverlo a hacer seria todavía más gracioso, por lo que al ratico volvió a gritar:

¡Auxilio! ¡El lobo! ¡Qué viene el lobo!

Pedrito y el lobo, cuento infantil, cuento clásico, cuento para niños, cuentos clásicosLa gente del pueblo volvió a escuchar el grito, y de inmediato corrieron y acudieron en auxilio de Pedrito el ovejero, ellos pensaron que venía un lobo que los comería y comería la todo el rebaño, pero al llegar, Pedrito estaba fingía que leía un libro y se reía mucho de los pueblerinos que acudieron en su ayuda, por esos motivos los pueblerinos, al darse cuenta de que nada pasaba en el lugar, que Pedrito estaba burlándose de ellos y que  no le ocurría nada ni a él ni al rebaño de ovejas, se molestaron muchísimo más, pero sin embargo se retiraron del lugar.

Pedrito debe haber hecho esta broma muchas veces antes, pero una mañana el pastorcito, salió con sus ovejas a pastorear al campo abierto y esta vez, si vio cómo se acercaba el lobo por la rivera izquierda y el miedo invadió todo su ser. Entonces grito y grito desesperado varias veces:

– ¡Socorro! ¡El lobo! ¡Qué viene el lobo! ¡Se va a comer todas mis ovejas! ¡Auxilio!

Una y otra vez llamaba a los aldeanos para que vinieran en su ayuda, pero ninguno acudió, aunque si lo escucharon, pero pensaron que Pedrito, nuevamente les estaba jugando una mala broma, desesperado volvió a gritar:

– ¡Socorro! ¡El lobo! ¡Qué viene el lobo! ¡Se va a comer todas mis ovejas! ¡Auxilio!

Y además insistía gritando que esta vez si era cierto, pero los pueblerinos nunca se acercaron porque no querían ser más la burla de Pedrito.

Poco a Poco, Pedrito fue viendo como el lobo comía casi todas las ovejas del rebaño, y se llevaba unas cuantas para la cena y desayuno y luego de que terminó con ellas, quiso comerlo a él también, y corrió hasta que dejo al lobo atrás.

Pedrito se arrepintió mucho de haberse burlado de los aldeanos, y se dio cuenta de que nadie le había creído por mentir muchas veces antes gritando sobre que venía un lobo que nunca llegaba, pero un día si llegó, porque además era muy probable que un lobo fuera en busca se ovejas.

Desde ese día Pedrito, nunca más volvió a mentir y valoró la honestidad como algo muy importante, ya que sólo diciendo la verdad todo el tiempo, siempre te crearan, pero si por contrario, dices mentiras, llegará un momento en que nadie te va a creer.. Pedrito pidió disculpas a los aldeanos y a toda la gente del pueblo

Fichas comprensión lectora del cuento Pedrito y el lobo

Pedrito y el lobo, cuento infantil, cuento clásico, cuento para niños, cuentos clásicos

Pedrito y el lobo, cuento infantil, cuento clásico, cuento para niños, cuentos clásicos

Pedrito y el lobo, cuento infantil, cuento clásico, cuento para niños, cuentos clásicos

Cuentos clásicos infantiles: Pedrito y el lobo

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR