Cuentos infantiles cortos: Por qué se caen las hojas de los árboles



Cuentos infantiles cortos:  Por qué se caen las hojas de los árboles

Eran las cuatro y media de la tarde, Sophia y su abuelo habían hecho los deberes; el sol brillaba entre las azoteas de los edificios, el gris del asfalto no parecía de otoño, así que decidieron bajar y darse una vuelta por el parque.

Sophia quería saber muchas cosas, padecía esa infinita curiosidad que tienen las personas menores… ¡de algunos años! Esa misma semana su profesora les había explicado las estaciones del año, e incluso habían hecho un mural sobre él.

Cuando ya estaban en el parque no dudó en preguntarle a su abuelo porque los árboles perdían sus hojas cada año por las mismas fechas. Ya conocía la respuesta científica, pero su abuelo le daba respuestas mucho más increíbles sobre el porqué de las cosas, y estas también le gustaban, así que le preguntó…

cuentos infantiles cortos

-¿Por qué caen las hojas de los árboles Abu?

-¿No lo sabes Sophia?

-Se la respuesta científica de los libros, pero la tuya no la sé

-¡A ha! Así que ya te han hablado de lo que son los árboles perennes y los caducos

-¡Sí!

-Pero no te han contado lo de las cosquillas

-Eso… ¡no!

-Pues se les ha olvidado contarte lo más interesante que ocurre en otoño

-Bueno… para eso te tengo a ti… ¡Abu!

Dijo cogiéndole de la mano y apretándola contra su mejilla, su abuelo buscó un banco que estuviese ocupado por rayos de sol, y pidió a su nieta que se sentase para así contarle aquello de las cosquillas.

-Las plantas son seres vivos ¿lo sabes Sophia?

-¡Lo sé!

-Y todos los seres vivos sienten ¿lo sabes?

-¡Lo sé!

-Incluso las plantas y los árboles sienten, y si sienten es porque tienen sentimientos ¿lo sabes?

-¿Sienten dolor de tripa?

-Dolor de tripa no creo, porque no tienen tripa, pero seguro que sienten calor en verano, y el frio en invierno

-Entonces… ¿Se constipan?

-Algunas veces si… eso… ¡creo!

-¡Ay pobres!

-Veras… hace muchos… pero que muchos años… tantos que si he de ponerme a contar para atrás me pierdo y he de volver a empezar, y sería la cuenta de nunca acabar, descubrí lo de las cosquillas

-¿Lo descubriste tú?

-¡Claro! No pensaras que lo leí en un libro, las cosas que no vienen en los libros tienen que ser descubiertas, y si te apetece vas… y las escribes, pero solo si te apetece ¿entiendes?

-¡Sí!

-Bueno el caso que estaba yo investigando en mis descubrimientos, que por aquel entonces eran muchos para lo pequeño que era yo. Cuando uno quiere descubrir cosas lo primero que ha de hacer es estarse bien quieto y observar detenidamente ¿Quieres que descubramos lo de las cosquillas juntos?

-¡Si abu… si!

-Vámonos a tumbarnos en aquel césped, nos vamos a quedar muy quietecitos y vamos a mirar a los árboles durante un ratito, pero hemos de fijarnos muy… pero que muy bien, o no descubrirás lo de las cosquillas

Aquel abuelo y su nieta se tumbaron en aquel trocito verde, se agarraron de la mano y se pusieron a mirar detenidamente los árboles. El aire se colaba por entre las ramas, a veces se colaba deprisa y se caían las hojas, otras veces simplemente las mecía suavemente y parecía que susurraban.

-¿Has visto lo que hace el viento?

-¡Si… arranca las hojas secas de los árboles!

-¿Tú crees?

-¡Sí! Lo acabo de ver Abu

-Te has preguntado porque le arranca las hojas secas

-Eso no me lo he preguntado ¿me lo tengo que preguntar?

-Como es tu primera investigación por libre, te lo explicaré yo… si miras alrededor tuyo veras que los árboles que permanecen verdes todo el año, están más verdes cada día, y si te fijas bien y prestas atención veras que en pocos días, cuando lleguen las lluvias estarán más verdes todavía

-Porque esos son los arboles perennes,  se llaman así Abu porque no se quedan sin hojas en otoño

-Esos son unos suertudos, te imaginas que cuando más frio fuese hacer tuvieras que ir desnuda

-¡Oh! No quiero imaginármelo

-¿Qué sentirías?

-¡Frio! Desde luego

-Ese es un buen sentimiento, pero seguro que te pondrías triste si vieras a otros niños vestidos mientras que tú vas desnuda

-¡Pues claro!

-Pues… para que no se sintiesen tan mal como tú te sentirías por lo mismo, el hada de otoño decidió lo de las cosquillas

-¡Cuenta Abu… cuenta!

-Pensó que si en vez de que se les cayeran así sin más, les hacía cosquillas no estarían tan tristes, y como no tenía manos para hacer cosquillas a todos los árboles del mundo, lanzó un encantamiento de otoño,  espera que lo recuerde…. ¡ah sí! Fue algo así…. “Por las ramas y por las orillas, por los puentes y por las esquinas, que corra el aire haciéndoles cosquillas” Desde entonces el aire les hace cosquillas para que no se sientan mal al perder sus hojas secas

-¡Es cierto en otoño hace más viento! Pero también lo hace para los árboles que están verdes

-¡Claro! No pensaras que el hada de otoño hace cosquillas a unos y a otros no

-¡No es egoísta claro!

-Es que no se debe ser egoísta, siempre se debe repartir por igual

-¡Sabes Abu!

-¿Qué?

-Que mañana voy a escribir lo de las cosquillas en mi cuaderno para que algún día pueda leerse tu descubrimiento en un libro

-¡Me parece bien! Entonces te voy a nombrar mi asistente científica

-¡Me encanta!

Después de aquello Sophia y su abuelo regresaron a casa para tomar un tazón de chocolate caliente con galletas, y ver una peli de dibujos animados.

Y es gracias a Sophia que escribió lo que le contó su abuelo, por lo que hoy os puedo contar lo de las cosquillas y vosotros leerlo.

Cuentos infantiles cortos:  Por Estrella Montenegro

 

Comparte en tus redes socialesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest8Share on LinkedIn0Email this to someoneShare on Tumblr0

Angel Sanchez Fuentes

Porque los niños, cuando nacen, no vienen con un libro de intrucciones debajo del brazo, creé este rincón para ayudar a los niños, padres y docentes en el dificil pero maravilloso mundo de la educación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies